La normalización y cuadrar un círculo.

En tiempos revueltos como estos, difícil es contar cosas que despierten mayor interés que la propia actualidad.

En año y medio de Pandemia, hemos vivido varias situaciones más propias de una montaña rusa, que de un escenario económico empresarial. Se me ocurren:

Cierre de las empresas por imperativo legal, análisis de costes y reducción al máximo, reapertura de negocios de venta al público en condiciones casi incomprensibles, posterior normalización de esa reapertura, repunte de la venta sin precedentes, complicaciones en las fábricas para dar servicio a tanto pedido, muchas de ellas aún con reducciones de plantilla, subida de las materias primas, cuando no falta de las mismas, más subidas y falta de componentes, incluso desabastecimiento, y algunas más que se me estén pasando.

Pero, llegó la supuesta normalización: Fuera mascarillas en la calle y que vuelva la libertad, algo que nos devuelve la cara de la gente, y debería mostrar la cara que tendrá la normalidad comercial en el sector del mueble como en tantos otros.

¿Y qué ha pasado? Más allá de temas sanitarios.

Pues una bajada generalizada en las visitas a las tiendas. Yo diría que no hay que asustarse. No tanto porque no vaya a suponer una bajada de cifra, que lo hará, sino porque era obvio que el suflé tenía que desinflarse un poco o mucho. No habiendo ocio apetecible, lo cual representa un ahorro en los hogares, ir de tiendas es en sí uno de os mejores planes disponibles. Además, las necesidades del hogar habían recuperado preferencia dadas las circunstancias.

Pese a que lo cierto es que no hay nada concluido en este episodio de nuestra historia, si podemos atisbar más o menos, cuál es el aspecto que tendrá la normalidad. Si sirve de algo, el sector de la construcción, particularmente con la reforma, sigue como un tiro, lo cual no es ni mucho menos mala señal a corto plazo.

Dos reflexiones rápidas.

  1. En condiciones normales, lo de ir de tiendas no es lo más atractivo que uno se plantea hacer en su tiempo libre. Ya era una tendencia imparable el crecimiento de la venta online, y la obtención de información a través de la red, la principal fuente para los consumidores. ¿Qué duda hay, de que en estos meses el número de consumidores que han confiado en la compra on line se ha disparado?
  2. Si lo primero que observamos ante la recuperación de cierta libertad, es una notable bajada de visitas a las tiendas. ¿Significa esto que la lucha por las visitas es el frente a reforzar prioritariamente? Esto es: comunicación a todos los niveles, presencia multicanal reforzada,

En definitiva, diversas estrategias posibles, pero un objetivo común, incrementar visitas, o al menos frenar la caída de las mismas. Llamar la atención del público y mantener su interés por la compra de muebles, decoración y todo lo que haga falta para el hogar, y hacerlo con una propuesta de servicio como valor fundamental, o de precio y sensación de oportunidad, eso cada uno verá. ¡No son tan diferentes al final los mundos online y ofline!, las visitas son la clave en ambos ¿no?

Por suerte, parece que lo que no ha cambiado son las tendencias o líneas maestras para la evolución del sector, que ya venimos observando como 12 o 13 años, por lo que los más activos y disciplinados ya tienen mucho avanzado, y no se ha perdido nada de ese esfuerzo.

Pero la actualidad se impone, pese a que comencé este artículo hace unas semanas y sigo pensando igual, la actual coyuntura de precios me preocupa profundamente. Si nadie hace nada para detener esto, es muy difícil evitar a corto o medio plazo un colapso vía precio o vía desabastecimiento por un lado, y una reacción adversa de la demanda ante una inflación de precios disparatada. No es esto algo específico del sector del mueble, sino de todos los sectores industriales, y por tanto mucho más que un problema sectorial.

Que ante semejante terremoto económico en la industria, se reaccione además con subidas de la energía y los carburantes es como una especie de suicidio masoquista. Indigna ver que la prensa se empeña en poner el foco en si hay que poner la lavadora de madrugada o a media noche, sin enfatizar en que el gasoil se precisa en todo movimiento de mercancías, y la electricidad es un coste principal en negocios como un horno de templar vidrio, una línea de pulimento o acabado, una fundición, la climatización de una gran superficie de venta, etc. Es despistar a la gente con moscas, mientras vienen toros bravos.

Esta tormenta perfecta, es la suma de incrementos en precio de las compras y de los costes estructurales, que se disparan sin control para las empresas, mientras algunos aseguran que esas mismas empresas son insolidarias porque no sonríen ante una subida de salarios, por pequeña que sea.

No sé a quién se pretende engañar, bueno si lo sé, a todo el mundo. Hay que pagar lo que ha pasado, está claro, andarse con juegos de trileros no ayuda a nadie, pero sobre todo no a las empresas pequeñas, la incertidumbre a corto plazo es muy difícil de soportar. ¿Lo de bajar el IVA a la mitad temporalmente, mientras la base imponible del recibo se pone al triple tiene guasa o no tiene guasa?

Todas las organizaciones empresariales deberían estar ya en pie de guerra y a voz en grito, pese a que su situación actual no sea negativa. Como siempre pagarán los más débiles, nos vendan lo que nos vendan, pero al menos, habría que conseguir que la opinión pública sea consciente de la realidad global. Estamos dejando que impere un mensaje incompleto desviando el foco a lo más insignificante.

Pero bueno, lo que digo yo, que ahora la normalidad va a ser que tenemos que cuadrar un círculo. ¡Ojo!, que podremos y lo haremos, pero si alguno creía que no había que remar, que despierte y coja un remo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Subscríbete a nuestro blog Mueblipedia.com



Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies. Pinche el enlace para mayor información sobre las cookies.

ACEPTAR
Aviso de cookies