Ni ERTE ni ERE son la solución para ya. Ni en tiendas ni en fábricas de muebles.

Las autoridades saben que ahora mismo es una auténtica avalancha la que se está fraguando en los miles de empresas que buscan poner un parche al agujero económico que les viene encima, un parche en forma de pasar a la la seguridad social los costes laborales temporalmente. Lo saben y lo sabían antes de anunciar las medidas del Estado de Alarma. Ahora mismo se da por hecho que el Estado de Alarma durará más de 15 días.

No nos perdamos en debates sobre política, ni sobre culpables o responsables, seamos prácticos y rápidos, que viene a ser lo mismo.

Para todos aquellos que me estáis preguntando, y en su mayoría hemos llegado a la conclusión de que se precisa un ERTE o un ERE urgente, siento deciros que esa no es la solución viable para ya, al menos no la que esperabais. La Administración aún no ha hecho llegar las órdenes y protocolos para la tramitación de urgencia de estos expedientes, y ante lo que se les viene encima, no sé si le van a poner lo que hay que ponerle. Sin ir más lejos, la página Web de la Consellería en Valencia ya colapsaba esta mañana, como lo harán previsiblemente todas las de las demás regiones, ya que asesores de toda España están todo el fin de semana recibiendo llamadas de auxilio de sus clientes, llegando todos a la misma conclusión.

La tramitación de un ERTE  lleva meses, como mes y medio sólo para que lo acepte la administración. Eso en condiciones normales, no en condiciones de saturación. Incluso hay un trámite de audiencia a trabajadores que no se hace en menos de 15 días. Es imposible que se pueda tramitar eso hoy con los procedimientos normales. De entrada habría que eliminar el trámite de audiencia, doblar la plantilla de funcionarios dedicados a estos menesteres y estimar los expedientes por defecto, revisando los mismos a posteriori. Esto es muy difícil que lo monten así, por lo que me temo que para la mayoría será insuficiente la velocidad del sistema. Algunas empresas quizá puedan negociar con sus trabajadores adelantar vacaciones a mañana mismo. Si tienen capacidad económica para hacer eso y es viable, puede que sea lo mejor, mientras se estudian otras opciones. Ese es un escenario ideal, y si los empleados no lo ven, sólo hay que explicarles el resto de opciones. Sigo

¿Qué hacen los que más crudo lo tenían desde el principio?

Los hosteleros fueron los primeros en ver cómo la persiana de su establecimiento se caía a plomo sin más. Todos ellos empezaron a barajar opciones el viernes pasado, y el resultado fue el despido de todos los empleados con contratos de fin de obra, el despido de todos los contratados temporales que no tenían demasiada indemnización, y aún así, están buscando solución para el resto por si hay que prolongar la situación.  El caso es que los despedidos, hoy ya tienen prestación por desempleo.

Alcanzar un acuerdo para despedir a una persona y que de ese modo vaya mañana mismo al INEM es la única manera de trasladar el coste de mano de obra a la Seguridad Social de forma inmediata. Si eso no lo está viendo el Gobierno es que están ko.

Hacer despidos para recontratar después a la gente es arriesgado, pero más arriesgado es llegar a una insolvencia que te impida pagar todo lo que debes pagar, incluidos los trabajadores, que corren su propio riesgo de que la empresa se quede sin dinero. Puede que algunos consigan llegar a acuerdos de ese tipo.  Una de las maneras es hacerlo con despido procedente, que no tiene indemnización, incluir un compromiso de recontratación si la cosa lo hace posible, en este caso los empleados con poco o nada de indemnización por despido, o los empleados de confianza, incluso de la familia, que en el sector de mueble son muchísimos, encontrarán la forma inmediata de hacer un ERTE de FACTO y BUENA FE que es como yo mismo bautizo.

Que quede claro que si se llega a estas medidas es porque el Gobierno anuncia soluciones y de momento o no llegan por pura organización, o no lo hacen porque no saben cómo hacerlo, o saben que no pueden y pretenden retrasar para asumir lo menos posible.

Seguiré aportando todo lo que pueda, aquí en público, y en privado en mi entorno habitual por supuesto, pero es obvio que en ste momento todos debemos asesorarnos en profesionales de confianza, aunque se debe comprender que nadie estaba listo para esta situación. La misma Administracion tratará de corregir este callejón sin salida. Sobre todo, aseguremos de que no se comete ninguna ilegalidad, ¡solo faltaba! Antes de hacer algo ilegal, se llega al impago, no hay otra.

Espero que este post ayude a algunos de vosotros, las variables se mueven constantemente y con ellas las opciones de gestión, estad atentos porque lo que vale hoy puede no valer mañana. En Mueblipedia haremos lo posible por ayudar.

Ánimo. Esta crisis no es grave en términos de salud, pero la estamos haciendo muy grave para la economía de muchos sectores. Incluso en el propio sistema, porque como estamos viendo, las empresas buscarán su solución de una manera u otra, y el sistema no podría soportarlo. Esperemos que pongan freno tranquilizando de verdad y habilitando bien y rápido las opciones. Ahora mismo están reunidos en el Ministerio de Trabajo.

Al final, igual tenían que haberse centrado en aislar a los grupos de riesgo y el resto a seguir y pasar la enfermedad como otras gripes. Pero bueno. Ahora a solucionar lo que venga.

Domingo Quintero

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Subscríbete a nuestro blog Mueblipedia.com



Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies. Pinche el enlace para mayor información sobre las cookies.

ACEPTAR
Aviso de cookies