Mercado del mueble y estado de Alarma

El estado de Alarma es una declaración que habilita al gobierno para tomar decisiones drásticas ante situaciones realmente complicadas. Esto lo entiende ya todo el mundo, pero muchos son los que al frente de sus negocios no saben qué nombre poner a su estado particular, desde luego están alarmados, como mínimo eso, en Alarma. Ante la situación que se encuentran ahora los negocios, (yo hablaré de los relacionados con el mueble, pero diría que vale para la mayoría de nuestras pymes y micropymes), los dueños no tienen la posibilidad de ponerle ningún nombre llamativo que mágicamente les habilite para hacer nada excepcional, y puede que no sepan qué medidas legales sí están en sus manos, o si deben tomar unas u otras decisiones, quizá por no saber qué pueden esperar.

No pretendo tener soluciones espectaculares, pero tras varias conversaciones en las que la angustia superaba visiblemente al tradicional humor que en mi entorno lo impregna todo, me he tomado en serio compartir lo poco o mucho que se me ocurre. Yo mismo, en una empresa familiar, he tenido que inventar un protocolo de actuación, y un plan de contingencia para 3 escenarios posibles.

Veamos la situación:

La situación es que en el estado actual de las cosas no podemos esperar visitas a las tiendas de muebles, lo que supondrá no esperar ventas. Esta situación de momento no tiene horizonte temporal. Conste que no hablo sólo de que nos ordenen cerrar, o de que prohíban temporalmente la libre circulación de personas, sabemos que sin esa orden o prohibición expresa, la venta puede desplomarse con las visitas.

¿Qué podemos esperar?

  1. Se soluciona todo rápido, como en dos o tres semanas.
  2. Se prolonga la situación y en algún caso se recrudece obligando a las autoridades incluso a cerrar los locales.

En la primera opción, los daños serán serios, pero para la mayoría manejables; Muchos de nuestros negocios son microempresas y en su mayoría viven al día en lo que se refiere a tesorería, por otro lado, también son negocios familiares muy sufridos y flexibles, capaces de adaptarse a situaciones duras. Otros negocios más grandes serán mucho más pesados para maniobrar y esas semanas les obligarán necesariamente a tomar medidas en lo referente a personal, por el contrario deberían tener  más recursos propios con los que capear algo así.

En el segundo escenario no sé si nos interesa ahora pensar. Lo cierto es que ese escenario es muy negativo, aunque incluso en ese escenario hay que ser proactivos si se pretende llegar a algún sitio, o terminar con todo, pero minimizando los daños.

Independientemente de lo que el gobierno consiga ofrecer como compensación, hay que pensar que eso priorizará la compensación de daños a empresas a las que se les obligue a cerrar, no tanto a las que por la situación pierden a la clientela. Deseo más que espero, que para el resto de empresas se ofrezca algo más que atrasar impuestos, pero no cuento con ello en mis análisis.

Esto afecta a todos en la cadena de valor, hay que ser cívicos y solidarios.

Algo que todos habremos hecho ya a estas alturas es pedir a proveedores que cesen las visitas de los representantes, las visitas deben ser sustituidas por llamadas telefónicas, un representante moviéndose por toda la región de comercio en comercio es algo que no nos podemos ni plantear dadas las recomendaciones actuales, y eso va para largo. Ahí tenéis a un  primer colectivo al que habría que ayudar o como mínimo comprender. Su reducción de costes será drástica porque obviamente tienen que trabajar desde casa, pero su expectativa de ventas bajará tanto como la de las tiendas a las que visitan. Repito, si es cosa de dos semanas eso no tumba a nadie, pero a efectos de dinamismo del público no podemos esperar un horizonte tan corto de recesión. Muchos clientes pueden no tener miedo al virus dentro de 4 semanas, pero sí a no cobrar sus sueldos, a no recuperar sus negocios etc. Así mismo podríamos ir analizando a cada colectivo dentro de la cadena de valor.

Una de las grandes ventajas de las tiendas de muebles es que cobran anticipos de entre el 30 y el 50% de los pedidos, algo que les proporciona Cash Flow, y cierta estabilidad de tesorería. El problema es que muchos pequeños negocios carecen de reservas, por lo que no es infrecuente que atiendan facturas de compra con el dinero a cuenta de clientes, no con el dinero obtenido por las ventas ya servidas, como debería ser. Supongo que ya estáis viendo el problema a más corto plazo; “Si no entra dinero en la tienda …” Problemas que no son virus pero son virales.

Por aquí asoma una de las primeras maniobras que tiene un distribuidor a su alcance, y tristemente en muchos casos la única, dejar de pagar algo, o incluso devolver recibos ya abonados, para atender necesidades básicas, contando con que mejore la situación y pueda remontar posteriormente.

Para los que piensan que su negocio es viable más allá de esta crisis, (esa es una reflexión interesante que resolverá cada uno), existe otra opción. Cambiar deuda a corto por deuda a largo plazo. ¿Cómo se hace eso? Pues obviamente endeudándose ordenadamente, solicitando crédito por ejemplo a 2 años, para no fallar en el corto plazo de los próximos 3 meses. Como en toda actividad empresarial hay que tomar riesgo, por eso lo de la reflexión, el banco ya se ocupará de recordarnos que vamos a responder de eso personalmente. Esto es, una tienda que tiene que pagar 20.000€ de compras este mes, y gastos fijos de otros 8.000€, pide a bancos 50.000€, sea como préstamo personal, hipoteca o póliza abalada, por ejemplo. Esto obviamente no lo hará quién haya concluido que su negocio no era viable a medio plazo, o quien no tenga garantías para ofrecer a los bancos.

Una oleada de impagos termina afectando a todo el sector, pero también en esto la clave está en el alcance. Los impagos se frenarán en seco porque no se va a dar crédito a nadie que falle, tenemos muy fresco el recuerdo de 2008, pero no deja de ser una puñalada en un cuerpo que pierde sangre, puesto que si no se recupera ritmo de ventas, todo golpe es duro. Los fabricantes deben prepararse para unas semanas sin pedidos y planificar eso correctamente.

No todo será negativo en el medio plazo.

Si puede haber alguna consecuencia positiva para la venta de muebles es que si la gente pasa tiempo en sus casas descubrirá necesidades nuevas, y puede que con el hábito de salir menos recupere cierto interés en su domicilio, y el no viajar puede generar renta disponible. Pero esto tiene por el contrario la merma para el sector que depende del turismo o del ocio, que es puntal de nuestra economía.

No se si hemos reparado en que a los transportes no se les para, y tampoco al de paquetería. Esto es muy bueno, pero una consecuencia inmediata está siendo el incremento de compra on line, que además nos evita el contacto con multitudes, de hecho las cadenas de supermercados han tenido que pararla por colapso. No le hacía mucha falta al comercio on line un impulso extra, pero ahí lo tienen. El sector lleva mucho retraso en esto, pero es el momento de ponerse las pilas al máximo,

Por no seguir con el listado de males, vamos a ver qué parece recomendable:

  • En las tiendas de muebles podrían reducir la atención a público al máximo si con eso pueden aminorar sus gastos fijos. En tiendas con mucha plantilla se pueden plantear vacaciones anticipadas si la caja está sana, y si no lo está, cuanto antes habrá que plantear un ERTE o algo parecido. No debe descartarse el cierre del negocio en lo que se refiere a ventas presenciales, manteniendo la logística de entregas y atención telefónica. De hecho, mientras escribo esto, están extendiendo el estado de alarma a todo el estado por lo que la circulación de personas ya no es libre.
  • Las tiendas que tengan comercio on line pueden aprovechar para centrar su esfuerzo en mejorarlo y destinar sus recursos a ello, si es posible con publicidad, no cabe duda de que la venta a domicilio es más probable que el incremento de visitas a tienda a corto plazo.
  • Si una tienda o una fábrica se va a ver en la necesidad de impagar algo debería hacerse una planificación de todo ello y comunicarse con su proveedores y acreedores a ese respecto, no actuar a salto de mata.
  • Los negocios que crean en sus posibilidades a medio y largo plazo deben planificar su financiación a 4 meses, teniendo en cuenta que pasados esos 4 vendrá Agosto. Es ahora cuando hay que hacerlo y es esa correcta planificación financiera la que les va a dar cierta estabilidad para trabajar en cada momento con lo que toque lidiar.
  • Todos debemos mantenernos bien informados de lo que las autoridades ofrezcan para paliar los daños. Habrá que ser rápidos y hábiles para conseguir todo lo posible.
  • Las tiendas deben estudiar sus posibilidades para implantar nueva oferta de servicios que pudiera atraer gente a su negocio de una u otra manera. Piensa qué se puede hacer en tu local, si ahora no están comprando muebles. ¡Igual de esto se acaba sacando partido!
  • Por supuesto, si yo estuviera en tienda, ya estaría comunicando una liquidación de producto a precios increíbles para dentro de dos semanas. Hay que aprovechar para cambiar exposiciones o al menos para deshacerse de lo tóxico, pero sobre todo, hay que hacer caja como sea.
  • Tanto los esfuerzos de publicidad, como explorar la posibilidad de cerrar presupuestos ya presentados, debería enfocarse en sectores tales como: funcionarios, trabajadores y empresarios de sectores relacionados con la medicina y farmacia, con los supermercados, no sólo los de los supermercados, sino también proveedores de estos mismos en áreas como alimentación y productos de primera necesidad. Estos sectores y algunos más no sólo no tienen un horizonte de pérdida de empresa, empleo o salario, sino todo lo contrario.
  • Etc. Todo lo que a ti mismo se te ocurra.

Pensemos en esto último, el dinero no se crea ni se destruye, cambia de manos. No está todo perdido ni estamos ante el apocalipsis.

La verdad es que por mucho que se me ocurra a mí ahora, no hay un listado ilimitado de ideas, y creo sinceramente que la clave va a estar también en el ingenio, como en tantas otras ocasiones. Esto pasará, y el comercio del mueble, así como la fabricación seguirá existiendo, y recuperará sus dimensiones, hay que seguir trabajando y tratando de no abandonar nuestros planes inmediatos si es posible. Lo que no se puede esperar es que pase para todos igual, y con esa esperanza, aguardar a que nos toque el turno. No digo que no sea una triste ventaja el hecho de que lo que está pasando afecta a todos los competidores, pero cuidado, mal de muchos, consuelo de bobos.  Se atribuye a Churchil lo de que “Todos estamos bajo la misma tormenta, pero no todos vamos en el mismo barco.” No sé si lo dijo él o no, pero no le faltaba razón. Tenemos que hacer de nuestro barco el bueno.

El caso es que no podemos ser pasivos, ni siquiera reactivos en este momento. Toca ser proactivos y sacar la raza de empresarios, no sólo por la viabilidad de los negocios, sino por la salud mental y emocional de los que están al frente. Espero sólo haber contribuido a que unos cuantos actúen, sea cual el plan de cada uno.

La felicidad es una cuestión de expectativas, recordadlo. A nuestros abuelos se les pidió que se subieran a camiones para ir a la guerra, de momento nos han pedido que nos quedemos en casa unos días. Todo pasará y saldrá el sol, preparaos para ese día.

 

Saludos, y ánimo a todos.

 

Domingo Quintero

Extra.

Después de publicar este post, recibo consultas porque las tiendas no tienen claro de si pueden o no trabajar. Está claro que no se pueden abrir las tiendas al público, pero yo entiendo que trabajar a puerta cerrada si es posible; por un lado la circulación de la gente a su puesto de trabajo está autorizada, por otro lado, si el comercio on line sigue abierto, eso significa que hay tiendas sin atención a público que siguen abiertas, y con ello los almacenes logísticos y sus redes de transporte y entrega.

Por todo esto, y porque en el Artículo 10 punto 1 del Real Decreto 463/2020 de 14 de marzo, por el que se declara el estado de alarma, publicado ayer dice expresamente » Se suspende la apertura al público de todos los locales …»  REAL DECRETO CLIC AQUÍ 

BOE-A-2020-3692

Dicho esto, y sabiendo que en toda esta situación la constante es el cambio, no podemos asegurar nada para pasado mañana. Por otro lado, hay que ser pragmáticos, dudo que los fabricantes fleten grandes camiones para arriesgarse a traerlos de vuelta porque se encuentran las tiendas cerradas. Por otro lado, aunque muchas tiendas entiendan que pueden recibir muebles, también pueden temer que no se los van a querer recibir a corto plazo en los domicilios, o incluso que acabarán prohibiendo las entregas. Ante esa perspectiva, lógica es la reacción de no querer recibir, puesto que es sabido que la factura se emite para la entrega, sin recibir, no hay deuda pendiente corriendo plazos.

Puede que haya fabricantes que soliciten incluso algún anticipo para fabricar pedidos dada la situación, y también sería comprensible si empiezan a retenerse pedidos en los muelles de carga.

Vuelvo a decir que hay que ser comprensivos y solidarios, tratar de hacer fácil lo difícil colaborando unos con otros en la medida de lo posible, y sobre todo comunicarnos al máximo.  Seamos inteligentes y hábiles con honestidad, eso no es ser pillos, ni falta que hace.

 

 

 

10 thoughts on “Mercado del mueble y estado de Alarma

  • Responder María jose 29/04/2020 de 21:07

    Hola buena compré un corcho y un canapé antes que pasara todo esto cuando podrían traerlo

    • Responder admin 30/04/2020 de 17:45

      Pregunte dónde lo compró. Pueden llevarlo cuando quieran. No existe ninguna limitación legal.

  • Responder Antonio 21/04/2020 de 19:25

    Hola soy montador de muebles y tengo que ir a hacer montajes, puedo tener problemas con la policía a la hora de transportarlos o llevando el albarán de empresa ya no hay problema un saludo gracias

    • Responder Domingo Quintero 29/04/2020 de 9:46

      Si que puedes, pero también es posible que un agente de la autoridad dude, e incluso te sancione. El caso es que no hay legislación específica que lo prohíba de forma explícita y eso es lo que te amparará para recurrir una posible sanción si se produjera. Infórmate en tu asesor de confianza y pide que te pasen la norma en la que se prohíbe.

  • Responder Manuel 21/04/2020 de 13:48

    Tengo la tienda cerrada, pero un camión lleno de sofás que se pidieron con señal de pedido, a falta de pagar el resto y se tenían que entregar el 16 de marzo. Les estoy diciendo a los clientes que no puedo servirlos. ¿podría servirlos?

    • Responder Domingo Quintero 21/04/2020 de 18:18

      Yo no veo obstáculos legales. De hecho aquí he redactado yo los certificados que llevan los montadores para varias tiendas.

  • Responder Ana 16/04/2020 de 12:35

    Yo tengo una tienda de muebles la cual me han ordenado cerrar, por otra parte hay gente que está haciendo montajes de muebles y yo creo que eso no se puede por que hay que subir a los domicilios donde también hay vecinos. Es posible que tenga razon

    • Responder Domingo Quintero 21/04/2020 de 9:18

      Ni la tienes ni te falta. El caso es que con esta legislación tan pobre es complejo saber a qué atenerse. En este omento no hay ningún obstáculo legal para hacer entregas. Puede haber interpretaciones extensivas de algunas restricciones a oficios de la construcción que lleven lógicamente a pensar que si, pero no hay prohibición específica.

  • Responder Marcos 15/03/2020 de 14:17

    Hola,
    Creo que no queda otro remedio que el ERTE.
    Saludos

  • Responder Enrique Lluch 15/03/2020 de 9:34

    Buen analisis Domingo, creo que como tú dices se pueden hacer muchas cosas en fábricas y tiendas, se dispondrá de un tiempo precioso para reflexionar , cojer perspectiva y crear hojas de ruta para estar más preparados cuando todo esto escampe. Saludos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Subscríbete a nuestro blog Mueblipedia.com



Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies. Pinche el enlace para mayor información sobre las cookies.

ACEPTAR
Aviso de cookies