¿MUEBLES MADE IN SPAIN? ¿MADE IN EU? ¿para qué?

¿Has oído hablar de lo que significa realmente el etiquetado Made in?

Bueno, pues según dónde te informas encuentras unos detalles u otros, pero lo que parece claro es que Made In (Hecho en), de momento no puede ser interpretado al pie de la letra y en términos absolutos. Haremos algunas consideraciones al respecto y señalaremos el especial ejemplo de la firma LOYRA.

Esta batalla legislativa,que puede ser tan actual en la industria del mueble, es largamente conocida para el sector textil y del calzado. Concretamente en la UE las posturas se han polarizado entre el Sur y el Norte. Países como Portugal o España han insistido en reforzar las garantías para que el consumidor conozca exactamente la procedencia exacta, mientras que otros más poderosos como Alemania o Inglaterra defienden los intereses de su industria, con una histórica tradición de producción deslocalizada, abogando por un marcaje más marketiniano en favor de las marcas según su domicilio fiscal. El debate no gira en torno a la defensa de patriotismos, ni tan sólo en la defensa del trabajo local, aunque estos valores puedan estar en la trastienda de todo. Más políticamente correcto, se mueve este debate en trono a la asociación de CALIDAD que el consumidor puede y debe hacer según la procedencia. Esto hace complicado encontrar la razón absoluta, puesto que productos que son garantizados por marcas europeas sí están sujetos a normativas europeas y lo normal es que se preocupen de la calidad que ofrecen venga de dónde venga, cada uno en su nivel.

El caso es que la normativa actual habla de marcar un “Made in EU” o “Made in …” seguido del país que corresponda. Pero incluso en sectores tan conflictivos al respecto como el textil o el calzado sigue habiendo una pequeña laguna para el conocimiento del consumidor.

En tiempos de crisis del empleo, mucha gente reclama saber dónde se producen las cosas que consume. No será este el factor clave para la decisión de compra, pero ante precios parecidos y productos sustitutivos, sí es posible que algunos decidan apostar por la producción de su país, o como mínimo de países de un entorno como el de la Unión Europea en dónde se compite con normas parecidas. No es descabellado ¿verdad?

Pues bien, sigue siendo posible etiquetar con Made in Spain, o Made in Italy, etc. en base a la existencia de procesos que representen un porcentaje del valor final del producto. En los procesos que forman parte del precio se incluye el ensamblaje, el diseño, el propio embalaje y etiquetado, y en algunos casos hasta el marketing, lo que para según qué productos puede constituir un porcentaje del valor más que considerable. Aunque parece que poco a poco las normas irán exigiendo mayor información sobre la procedencia de los bienes fabricados y sus componentes, la realidad es que en el mueble, el etiquetado no es demasiado estricto al respecto, el mercado español traga con todo, y el control es mínimo, sin embargo algunos destinos de exportación sí imponen controles algo más específicos, como bien saben algunos de nuestros fabricantes que exportan regularmente.

Cosa diferente es el “Italian design, Spanish design, o el que sea” esto es puro marketing, y no dice otra cosa más que lo que tenemos delante ha sido diseñado en tal o cual país. Algo que además lo dice el que lo fabrica sin certificación alguna, que por otro lado se antoja imposible.

Parece que la solución debería pasar por marcar con la procedencia real de los artículos que se venden, añadiendo procesos diferentes y su localización si son de interés. Como he dicho, no va a ser la clave de las ventas, pero si el consumidor quiere esa información debería obtenerla de un modo u otro.

El mercado es soberano, habrá productos que vendrán de otros lugares aportando valor, bien por precio, por diseño, por calidad, por innovación, por diferenciación, o por una ecuación entre todos ellos, y conseguirán su cuota de mercado igualmente, vengan de donde vengan.

Habrá productos locales que encontrarán o no su cuota de mercado igualmente, algunos de ellos compitiendo también en segmento medio y bajo, pero siempre van a tener que ser competitivos,. Su viabilidad no estará nunca marcada por una etiqueta Made In. Esto es absurdo, y el que crea que fabricando muebles que pone Made in Spain tiene el futuro mejor en el mercado por este motivo tiene las miras muy cortas. Ese “valor” añadido de la procedencia tiene un peso bajo de momento, y no hay un segmento de población patriota o concienciada suficiente como para garantizarle nada a ninguna industria por esto. El producto, sus atributos y e precio tienen que tener éxito por sí mismos, si bien de momento una procedencia te abra según qué puertas.

Más allá de todo esto están los que seguirán beneficiándose de la laxitud de las normas y marcarán con un Made in “País primer mundo” lo que básicamente importan de países mucho más competitivos en precio, gracias a acreditar procesos como el diseño, el embalaje, ensamblaje y otros en el país certificado. Esto en la mayoría de los casos lo que va a permitir es básicamente, más margen a base de mano de obra más barata. Ojo, que igual ese margen se va en comunicación o en cualquier otra estrategia que precisen, no deja de ser estrategia empresarial, que puede incluir un control estricto de la calidad según la marca. Con el tiempo puede venir un endurecimiento legislativo al respecto, de hecho lo que no vendrá será un endulzamiento de la normativa. Por esto, tampoco ese detalle es una ventaja enorme a largo plazo. Estos productores tienen que acertar con sus diseños, seducir a su público objetivo y al final competir con el mundo entero. De momento es lícito perseguir el interés de una empresa ateniéndose a la legalidad con la maniobra que esta permita, pero puede que lo inteligente sea pensar en la transparencia como valor a largo plazo

No obstante las consideraciones previas, viene a cuento recoger lo que en algunas empresas del textil se ha venido escuchando: ¿Por qué no imponemos o ponemos de moda el MADE IN 100%?

Este marcaje 100%, aunque fuera voluntario por parte del productor, y carecería de vigilancia legal, haría hincapié en la responsabilidad corporativa por la que ha apostado la empresa. Quizá esto refleje mejor aquello que interesará a algunos consumidores concienciados al respecto. (El fraude al respecto también sería reclamable por etiquetado o publicidad engañosa al fin y al cabo.)

IOS LOYRATIME

Es curioso al respecto el caso de LOYRA. Conocemos muy bien la marca LOYRA, ahora LOYRA CLAS y LOYRA TIME según su oferta de estilo neoclásico o Moderno. Se trata de una fábrica de muebles valenciana que lleva muchos años abanderando el Made in Spain en toda su comunicación, y singularmente también el 100% made in Spain, algo que no es tan común, y que a día de hoy parece convertirla en una marca pionera y visionária en este tema.

No se trata de una obsesión, sino más bien un tema profundo de responsabilidad corporativa, algo que forma parte de una filosofía personal en los propietarios de la empresa y que como tal se hace hueco permanentemente en la estrategia y la comunicación de la marca.

ZOE LOYRA CLAS

Hoy en día su embalaje, siempre cajas reforzadas de cartón, está cubierto con el logotipo de la marca junto con el logo Made in Spain diseñado por Ximo Roca, presente en todos los catálogos y pantallas de sus webs. Y ahondando más aún, podemos encontrar las referencias a la fabricación íntegra en España o el 100% made in Spain, desde hace al menos 10 años lo vemos en toda su documentación.

Mesa Nudos

Bien saben en Loyra que esto no es determinante en el éxito que vienen cosechando, marcado siempre por apuestas de valor como la elegancia, la personalidad, la experiencia, la calidad, su justa relación con el precio, y la personalización del producto a gusto del consumidor. Pero sin descuidar lo esencial, ahí ha estado siempre una orgullosa reivindicación de procedencia y de responsabilidad con su entorno socio económico. Algo que le reconocemos justamente en este post.

Logotipo de Made In Spain diseñado por Ximo Roca

Compártelo:

Escribe una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies. Pinche el enlace para mayor información sobre las cookies.

ACEPTAR
Síguenos

Recibe aviso de los nuevos posts en tu correo.

Únete: