Feria Barcelona suspende. Como es lógico.

Que no se celebre la feria de muebles de Barcelona, o como ellos indican en su Web,  “La organización ha decidido posponer la convocatoria prevista para este año y analizar diferentes opciones que garanticen el éxito de una futura convocatoria que satisfaga las demandas del mercado”, me devuelve al debate sobre el calendario de Ferias, en este caso el Nacional. Antes de lo cual me parece que hay que aplaudir el buen juicio que ha tenido la organización en Barcelona y que tanto cuesta ver en este tipo de gestiones.

En España sigue existiendo una gran industria del Mueble, y va a seguir siendo así  gracias al dinamismo interno de la vivienda, pero también a la extraordinaria oferta turística, y cómo no, a la exportación, que no deja de crecer.

Además de España, Portugal aporta al mercado español y al internacional otra importante oferta de mobiliario para todos los ámbitos. La península Ibérica es sin duda un importante foco de producción y comercialización de mobiliario.

A pesar de las nuevas tecnologías y de la evolución de muchas de las maneras de trabajar, el evento sectorial que supone una Feria sigue teniendo su interés, como lo demuestra el éxito de algunas en todo el mundo. Milán con el mueble y la moda, Barcelona con los móviles, Valencia o Bolonia con la cerámica, las grandes ferias asiáticas del mueble o la electrónica, etc.

Dicho todo esto, no podemos renunciar a tener una gran feria que permita a los productores locales exhibirse con todo su potencial, con costes más reducidos y trato preferencial, como el que jamás van a conseguir en otros eventos, y más concretamente en el italiano. De hecho, debemos intentar que esto sea posible para prestigiar la marca España que no en todas partes tiene la acogida que nos gustaría. Pero hay que ser conscientes de que nuestra industria no puede soportar más de un gran evento anual, o bianual incluso, y nuestro tejido comercial, que sigue siendo enorme en número de operadores, tampoco necesita más de un gran evento.

En esto como en tantas otras cosas rige la norma clásica “Lo que no suma resta”. La locura de intentar que prospere una Feria en cada región es exactamente eso, algo que, no sumando, termina por restar. Los fabricantes y sus recursos se dispersan en esfuerzos estériles, o como mucho fructíferos para una semana de ventas nacionales, mientras se reducen los recursos para iniciativas exportadoras entre otros. Y como no suma, porque eso no termina de consolidar ninguna opción verdaderamente interesante, resulta que el productor acaba pasando por el aro de ferias potentes como Milán, Colonia o incluso parís. El fabricante lo hace para intentar llamar la atención, algo que consigue a duras penas con lo que puede y le dejan hacer en esos eventos, pero que entre tanto hace a estos cada vez más grandes y poderosos, frente a alguna opción española que pudiera competir con ellos. en definitiva, la falta de definición aquí, a corto plazo perjudica a las posibilidades de hacer nada bueno en España, y a medio plazo fortalece organizaciones en otros pases con dinero de nuestros fabricantes´, haciendo cada vez más poderosas aquellas opciones extranjeras, y con ellas, a los fabricantes de esas naciones.

Sólo cabe rearmar una feria que tenga posibilidades de posicionarse como un competidor sólido en el calendario internacional, y sólo puede hacerse partiendo de una propuesta potente al mercado nacional, que como en todas las ferias del mundo es el prioritario para que la Feria funcione. Porque son los comercios y productores locales los que hacen grande su feria llenando metros de exposición y pasillos de profesionales. Para eso es preciso la concentración y no la dispersión de Ferias nacionales, al margen de que subsistan pequeñas iniciativas en determinados puntos de producción.

No tengo ninguna duda de que un gran evento sectorial en nuestra península Ibérica tiene su oportunidad para devolver a su industria el escaparate adecuado para exhibirse dignamente, y sé que coyunturalmente es un momento adecuado.

Por eso apoyo el entusiasmo con el que se está regenerando Hábitat en Valencia. La nueva propuesta para Septiembre está teniendo éxito en su comercialización, y cada vez son más y mejores las empresas que ven la oportunidad que se está replanteando.

Valencia dio al sector una plataforma mundialmente conocida para exhibirse con el mayor potencial. Ahora es además una ciudad mucho mejor preparada para el imparable turismo que la visita, y tiene una de las mejores instalaciones de Europa para celebrar exposiciones.

No hay duda de que es la opción idónea, sólo hay que superar merecidos reproches a su anterior gestión y recelos localistas, para darse cuenta de que todo el sector deberíamos apostar fuerte, aunque eso precise suprimir o aplazar otros esfuerzos dispersos que sólo nos van a restar vigor aquí, para dárselo a otros fuera.

Podemos ir curioseando el listado de empresas que se unen a este renacimiento de la Feria internacional de muebles en Valencia. (Avance Listado de expositores.)

Compártelo:
Comentarios
  1. Luiz Henrique

    ¡muy bien!

  2. Marina

    ¡Hola! Soy Marina de Furgo.io y este es un comentario personal. Este artículo por la noticia que da me parece triste, porque es una feria que despierta interés, pienso. Pero no dice suspensa, sino aplazada. ¿Cuándo creéis que se llevará a cabo?

    Un saludo,

Escribe una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies. Pinche el enlace para mayor información sobre las cookies.

ACEPTAR
Aviso de cookies
Síguenos

Recibe aviso de los nuevos posts en tu correo.

Únete: