Se están vendiendo más muebles en 2015, pero ¿quién? ¿dónde? ¿qué muebles?

– Aunque aún no hay cifras importantes los indicios revelan que el ligero crecimiento económico también afecta al sector del mueble y la madera.

No hay cifras claras pero sí indicadores evidentes:
– Crece la exportación.
– Sabemos que ha crecido algo el consumo interno. No en vano ha crecido mucho más la importación que la exportación, con un giro de tendencia claro.
La venta de viviendas acumula crecimiento desde hace muchos trimestres.
Algunas empresas crecen a muy buen ritmo con demanda nacional.
Las grandes superficies cash & carry e Hipermercados conquistan cuotas de mercado. Carrefour, Leroy Merlin, IKEA, Bau House, La Maison du mon, Conforama, etc.
El comercio on line de muebles crece con mucha más agilidad que antes. Las cifras son difíciles de controlar porque los operadores no segmentan productos y porque muchos pueden no estar en este sector. La compra on line y con ella también la compra de producto para auto montaje crece y acelera el ritmo según algunas encuestas.
Plataformas internacionales están desembarcando en España con fuerza: Mi mub, west westing, y otros que van a ir llegando.

Dando todo esto por sentado, el problema es que uno no percibe esa misma sensación hablando con operadores del canal tradicional de distribución de muebles. Hay luces y sombras, pero no se afirma con contundencia que se esté notando una mejoría clara traducida en incrementos estables de la cifra de negocio.

Hay cosas que podemos deducir sin demasiado esfuerzo:

Si se venden más muebles y yo vendo lo mismo es que estoy perdiendo cuota de mercado. Si el canal tradicional de comercio de muebles no crece tanto como crezca la cifra global de negocio en el mercado nacional será porque pierde cuota de mercado.

Si se venden más muebles, yo vendo lo mismo, y además han cerrado algunos de mis competidores es que estoy perdiendo aún más cuota de mercado que en el supuesto anterior. Si el canal tradicional de tiendas de muebles se ha reducido y se venden más muebles probablemente es porque ese canal pierde peso relativo. Pero antes de afirmar esto habría que analizar las cifras de negocio, no la reducción en número de empresas.

Si lo que me pasa es que ahora que se venden más muebles y han caído algunos de mis competidores, mis cifras decrecen, la preocupación sobre la cuota de mercado a la que aspiro es aún más urgente.

Al margen de analizar los problemas de un canal de distribución, hay que concluir que la industria se encuentra en una encrucijada paralela, no sólo por su estrecha dependencia de este canal, sino porque los canales que cobran fuerza pueden revelar de fondo una tendencia de consumo hacia una tipología de producto para el que la industria nacional no está bien enfocada. Los hábitos y tendencias de consumo traídos por la situación socio económica, pero también por las nuevas tecnologías y el cambio socio cultural y generacional no parecen pasajeros.

Si atendemos a los datos de la reciente encuesta de CETELEM en un especial de “EL OBSERVATORIO” veremos que la cosa parece animarse con un 36% de encuestados que aseguran que van a invertir en equipamiento y reforma de sus hogares. Pero al comprobar que la media de gasto que se pretende destinar es cuando al canal tradicional de venta y a la mayoría de la industria de fabricación le debe dar el bajón.

Aunque la mayoría de los encuestados (54%) tiene intención de realizar un pequeño desembolso que asciende a 150€ aproximadamente, el 28% de ellos declara una intención de gasto de unos 750€. Como hemos visto en el gráfico de la página anterior, muchos de los encuestados no sólo tienen pensado adquirir algún equipamiento para su hogar, sino que también pretender realizar una reforma: por lo que el importe que van a gastar es más elevado. El 10% de los encuestados afirma tener un gasto previsto de unos 8.800€.

En el mismo blog de CETELEM podemos ver otras publicaciones más que interesantes. Títulos como:

“Mercado de segunda mano e Internet ganan terreno a las compras nuevas en tiendas”
“El tiempo dedicado a las compras está en crecimiento gracias a Internet”
“Evolución del consumo en España: se reinicia el consumo de los hogares e influye más la compra en internet”

Hablan por sí mismos ¿Verdad?

Podemos estar hablando de una bajada espectacular en el gasto medio que el público está dispuesto a invertir en muebles. Esto invitará a algunos a pensar únicamente en el coste excesivo que supone la forma de distribución tradicional. De acuerdo, en la sociedad moderna de la comunicación, el coste de comercialización tiene que tender a cero por lo que vemos en otros sectores. De hecho hay quien no obtiene margen alguno vendiendo, y centra toda su estrategia de beneficios en la compra asfixiando al proveedor o deslocalizando, algo que se consigue precisamente con la concentración de la oferta en manos de muy pocos, lo contrario de la atomización a la que estamos habituados.

El tema parece algo más profundo. La tendencia de consumo en canales basados en la reducción del precio acaba en importación, y a ser posible importación directa, porque la fabricación en España para el gran consumo compite con la de países más o menos lejanos en los que los costes de producción son brutalmente más bajos. También es posible que el efecto suponga una concentración de la oferta entorno a operadores súper potentes capaces de trabajar con márgenes escuálidos, pero eso tampoco dice mucho a favor de las perspectivas de beneficio de fabricantes que hasta ahora se han dirigido a un canal atomizado y con escaso poder de negociación. Un negocio que requiere gran inversión, endeudamiento, riesgos y estructura pesados no puede seducir a nadie si no es para generar beneficios razonables.

El grueso de nuestro sector industrial se enfrenta a grandes dificultades ante ese panorama, si bien el mueble es un producto cuyas especiales características y sobre todo su logística puede aminorar este efecto.

Algunos pensarán que su producto es apto para el mercado saltando un canal que le impida llegar al precio adecuado, pero eso será hambre para hoy y ya veremos mañana. Probablemente hay que añadir muchos factores en el intento de vislumbrar las salidas, y no creo yo que todo sea tan simple como culpar a un canal que no ha evolucionado lo suficiente. Costes, productividades, tipología de producto, prescriptores de tendencia, y muchas otras cosas entre las que por supuesto están los canales de venta al público están en cuestión, pero no sólo este último.

Domingo Quintero

Compártelo:

Escribe una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies. Pinche el enlace para mayor información sobre las cookies.

ACEPTAR
Síguenos

Recibe aviso de los nuevos posts en tu correo.

Únete: