¡Los activos de nuestras empresas de muebles arruinadas son un negocio para otros!

La noticia que me sobrecogió la semana pasada hacía referencia al éxito de una empresa valenciana con su nueva línea de negocio; la venta de maquinaria y activos de empresas del mueble en concurso, quiebra o definitivamente extinguidas.

Sin nada que objetar a la empresa Hurtado Rivas, todo lo contrario, felicitándoles por sus buenos resultados y expectativas, no podemos obviar el lamentable fondo del asunto.

40 extintas empresas, 35 de ellas de la Comunidad Valenciana, han servido de trágica mina de extracción de chollos para la venta a empresas de otros países como Arabia, Turquía, Pakistán, Perú, República Dominicana, Marruecos o Argelia. Y aún habrá que dar las gracias.

¿Qué tienen en común países tan variopintos como estos que compran a precio de chollo los activos de nuestras empresas quebradas?

La mano de obra barata, condiciones sociolaborales mucho peores que las nuestras, y exigencias de control medioambientales o administrativas muchísimo menos rigurosas. Podríamos decir unas cuantas cosas más, pero ¿para qué?

Seguramente algún lector echa de menos a China en esta lista, pero eso tiene una explicación. China tiene tanto mercado y perspectiva de crecimiento que no necesita dotarse de nuestras miserias, hace tiempo que la mejor maquinaria europea y americana está instalándose en muchas empresas chinas, además de la que ellos mismos se fabrican ya sin miedo de no poder pagar sus deudas.

Así está el tema, y así está el mundo. Esto es la transición hacia no sabemos qué, la rueda de la economía mundial gira y gira, esta es una vuelta más, no excluye giros en el futuro que nos sean más favorables a este lado del planeta, pero mientras tanto los daños son cuantiosos y las víctimas también.

Que nadie se equivoque, aquí ha habido de todo: Políticos ladrones, malos gestores de empresas, costes excesivos, empresas desviando su capital hacia el ladrillo, empleados exigiendo más y dando menos, administración esquilmando a los operadores productivos… La globalización es un además, un acelerador del explosivo para los países en los que no hemos sabido prepararnos aprovechando los buenos momentos, y un palo en la rueda para el resto de países industrializados de la vieja Europa.

Por desgracia yo no creo en fórmulas mágicas de iluminados de falsa cercanía, ni de estirados sabelotodo, pero sé que espabilaremos de un modo u otro, y ¡pobre del que no lo haga o se cierre al cambio adaptativo!

Necesitamos potenciar la fabricación con políticas activas y promover el consumo, pero hay que ser realistas y leer las señales,  además hay que diseñar la oferta con más tino y abaratar los costes de comercialización. Lo de que la gente se conciencie para comprar un “made in” u otro es posible, siempre que las opciones entre las que ha de elegir compitan de forma razonable y estén dentro de sus posibilidades y preferencias.

Ya conocemos empresas con actividad importadora que empiezan a comprar o producir en España por encontrar ventajas gracias a la moderación de los costes, a las oscilaciones del dólar… Que siga girando la bola del mundo, es lo único con lo que podemos contar.

Domingo Quintero.

Compártelo:
1 comentario
  1. Arturo Martínez

    Domingo, como siempre un placer muy instructivo leer tus opiniones, las cuáles,
    comparto habitualmente, ya que su analítica es sobradamente acertada.

Escribe una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies. Pinche el enlace para mayor información sobre las cookies.

ACEPTAR
Aviso de cookies
Síguenos

Recibe aviso de los nuevos posts en tu correo.

Únete: