Los auténticos chollos de las tiendas de muebles.

Comprar muebles de la exposición de una tienda puede ser un gran chollo. En estos tiempos, hay tiendas que ya han bajado tantas veces el precio de algunos muebles, que hace tiempo que se ofrece por mucho menos de lo que se pagó a fábrica por ellos, ¡y encima se incluye el porte y el montaje!

Mi consejo va a ser que se valoren como muy interesantes las diferentes liquidaciones que ofrecen las tiendas de muebles. Como profesional que visito gran cantidad de tiendas, aseguro que lo que se puede adquirir hoy en día por este procedimiento es absolutamente extraordinario. Podemos llevarnos muebles de calidades muy superiores a lo que nuestro presupuesto puede aspirar. Es una consecuencia de tantos años de bajón económico que puede ser positiva para algunos afortunados.

No es que los muebles más baratos del mercado se puedan encontrar de este modo, ni mucho menos. Los muebles baratos se liquidan con rapidez en los comercios. Son precisamente los muebles de alto valor añadido los que se pueden adquirir a mitad de precio, e incluso muy por debajo de eso. Lo importante es que te encaje el sofá, el modular, el dormitorio, el aparador, o aquello que necesitas, y el comercio en cuestión quiere saldar; para hacer dinero, para poner otra cosa, o para lo que sea. En algunos casos, puede que incluso el fabricante se haya involucrado comercialmente para ayudar al comercio a cambiar uno de sus productos. Esto se hace con relativa frecuencia, un fabricante abona cierta cantidad para que el comercio rebaje sus muebles y pueda saldarlos con rapidez, para exponer una nueva creación del fabricante.

¿Hay algún problema en comprar muebles que han estado en una exposición?

Definitivamente no, de hecho, esto no son rigurosamente muebles usados, nunca han tenido el uso para el que se fabricaron. Haciendo una analogía con los coches, no serían usados, sino Km 0. Incluso hay una ventaja, todas las piezas están, y podemos comprobar su resultado final, algo que evitará los incómodos fallos o faltas en el montaje a domicilio.

¿Tienen la misma garantía?

La garantía que un comercio debe cubrir es de dos años. Normalmente corresponde con la que respalda un fabricante, pero si el producto se compró hace meses, o años, la factura del fabricante tiene fechas muy anteriores a la de nuestra compra, eso supone que toda la responsabilidad de la garantía recae sobre el comerciante durante parte o la totalidad del plazo. Por ejemplo, es cada vez más frecuente que el fabricante de aquello que se quiere saldar ya no exista, sobre todo en las categorías más altas de producto. Es bueno asegurarse de este detalle y exigir el descuento suficiente en consideración.

¿Tienen defecto, o pueden tenerlo?

No tienen por qué tener ningún defecto, aunque pueden tenerlo. De hecho, en el pedido y el albarán, deberá hacerse constar que se trata de productos en exposición, rebajados de precio, por lo que el cliente acepta posibles fallos no ocultos. Incluso si es posible, convendría señalar qué fallos hemos aceptado, y hacer algunas fotos de los mismos.
Lo importante es asegurarnos de que el mueble nos gusta, y de que si tiene alguna imperfección, es algo que podamos aceptar. A partir de ahí, valoraremos si el precio al que lo vamos a conseguir es interesante.

¿Conviene contratar montaje?

Si nos ofrecen montaje, evidentemente se puede obtener mejor precio aún eliminando este servicio. Entre un 5 y un 7% del precio original sería lo máximo que obtendríamos por encargarnos de transportar y montar nosotros mismos el mueble. Eso sí, no siempre lo más económico es lo mejor. Si el mueble no es una simple silla, o algo que no requiera ninguna destreza para su embalado, transporte y montaje, yo pediría siempre que se responsabilizara el comerciante. Hemos comprado a un precio por unos muebles tal y como los hemos visto y fotografiado en exposición, si pagamos montaje, ese debe ser el resultado final que exigiremos. Si hacemos nosotros el transporte y montaje pueden plantearse conflictos de difícil solución en el caso en el que aparezcan defectos no apreciados.

¿Algún consejo?

1.    Aunque tengamos una idea preconcebida, tener flexibilidad va a ser determinante. Podemos encontrar lo que buscamos, algo parecido, o puede que incluso mejor. Interesa tener una perspectiva abierta.

2.    Si tenemos un presupuesto firme, pero nos gustan los productos de calidad, y sabemos reconocerlos, podemos exponer nuestras intenciones desde el principio. Esto  ahorrará mucho tiempo a quien atiende y a nosotros. Si no tenemos ni idea de reconocer la calidad en lo que buscamos, será mejor no desvelar el presupuesto donde no se nos inspira confianza y no vemos los productos con el precio bien marcado.

3.    Los establecimientos con políticas comerciales muy agresivas pueden tener carteles de precios de liquidación algo dudosos.

4.    Intenta comprar cuando estás preparado para recibir. Lo mejor es que el o los muebles salgan directos de la exposición a tu casa. Si dilatas el plazo para recibirlos, el comerciante utilizará el espacio de su exposición, para lo que retirará tus muebles y los guardará en un almacén, con un embalaje que no es el original. También puede que no los sustituya, en cuyo caso seguirán pasando clientes por la exposición y seguirán tocando o probando tus muebles. No tiene por qué pasar nada, pero prevenir es mejor que curar.

5.    En el caso de tratarse de una pieza suelta, si el comerciante está de acuerdo, podemos firmarla con un rotulador en un lugar no visible, para asegurarnos de que la que llega a casa es esa y no otra. Dudo que el comercio la vaya a cambiar, pero la experiencia me dice que en caso de tener algún problema, el cliente puede llegar a ese nivel de paranoia. Una vez en casa, la luz, el espacio, los colores y muchas otras cosas pueden hacer que un mueble parezca algo diferente a lo que recordamos en la exposición. En un encargo puede pasar, pero en un mueble de exposición también, y haberlo marcado soluciona el desencuentro. No podemos devolver muebles comprados de saldo porque una vez en casa no nos gustan. Al menos el comerciante no tiene obligación de hacer tal cosa, de ahí la importancia de hacer constar estos detalles en el albarán.

6.    Si tienes mucho interés en algo, y el comerciante te asegura que también tiene gran interés en desprenderse de ello, no renuncies a hacer tu propia oferta. Que la vergüenza no te impida hacer una oferta a tu medida, es más que probable que la estudien.

No dejes de visitar nuestra Web Mueblipedia para ver todo lo que el mercado nacional puede ofrecerte.

Compártelo:
Comentarios
  1. Lluís Casaramona Caballero

    Un sofa de piel comprado de exposion se ha soltado un punto del cosido. El tendero me dice q la garantia al ser de exposicion es de un año. En la factura no pone q sea de exposicion y pone q tiene 2 años gtia

    • Domingo Quintero

      Para que la garantía se reduzca debe haber anotaciones en factura o albaranes sobre la circunstancia de saldo que lo justifique. En todo caso, si usted compró a menor precio por ser una pieza de exposición y lo sabía podría decirse que moralmente el comerciante tiene razón al observarle esta circunstancia. Es importante saber cuándo compró el comerciante este sofá, si no han pasado dos años él está cubierto por la garantía del fabricante lo que hace todo más fácil, pero puede que el sofá estuviera en la exposición años.

      De todos modos, dependiendo de en qué parte del sofá haya saltado un punto, puede que esto no sea un problema que deba preocuparle porque no va a pasar de ahí.

Escribe una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies. Pinche el enlace para mayor información sobre las cookies.

ACEPTAR
Aviso de cookies
Síguenos

Recibe aviso de los nuevos posts en tu correo.

Únete: