Comprar colchones. ¿A quién le estás comprando tu descanso?

Como ya señalamos en el post anterior, vamos a intentar aclarar aspectos básicos en lo que se refiere a comprar colchones, a la vista de que el mercado actual se rige por un “todo vale” que a nuestro juicio confunde a los compradores, cuando no les miente directamente.

Lo primero es  asegurarse de que se compra el colchón a quien más interesa, que no es lo mismo que comprar a quién parece ofrecerlo más barato. Sólo queremos apelar al sentido común del comprador, y advertirle que hay muchísima oferta engañosa.  A este tema dedicamos este pequeño post. Cada uno tiene el presupuesto que tiene, y por eso mismo es una lástima que le tomen el pelo a quién menos puede invertir en su descanso. Eso sí, si a uno lo que le gusta es que le tomen el pelo, lo respetamos igualmente.

Tratar de comprar en un establecimiento solvente que nos ofrezca la mayor confianza es el primer consejo. (Puede ayudar el post que escribímos sobre las tiendas de muebles en general, enlace AQUÍ). Pero además de esto podemos exigir que el colchón lo fabrique una empresa con las mínimas garantías.

Como es lógico, en nuestro país existe regulación de toda la información que el consumidor debería tener antes de comprar. En concreto tenemos el Real Decreto 928/1987, de 5 de junio, relativo al etiquetado de composición de los productos textiles. Descarga la ley completa, te servirá para todos los artículos textiles. haz clic aquí (http://www.boe.es/buscar/doc.php?id=BOE-A-1987-16727)

Si vamos a esta ley, veremos que es aplicable a los colchones, y exige que el etiquetado muestre no sólo los datos de quien fabrica, sino mucho más. Pero lo que está claro es que debe estar claro quién fabrica lo que vamos a comprar, aunque en muchos casos sea una marca inventada para comercializar en un distribuidor determinado.

Como el consejo es asegurarse de que compramos a un vendedor apropiado, y un producto fabricado por una empresa de garantía, nos vamos a fijar especialmente en el etiquetado, que en teoría debe darnos la primera información.

Os ponemos algún extracto de la ley.

Artículo 1 Ambito de aplicación
1. Las Empresas dedicadas a la fabricación, importación y comercialización de productos textiles, estarán obligadas a observar las disposiciones del presente Real Decreto.
2. Todos los productos textiles que se fabriquen, comercialicen o distribuyan en el mercado nacional deberán satisfacer los requisitos establecidos en la presente disposición.

Artículo 2 Productos textiles
1.  …
2. Se consideran, además, productos textiles a los efectos de esta disposición, los que a continuación se indican:
•    a) …

•    b) Los recubrimientos de muebles, paraguas y parasoles y las partes textiles de los revestimientos de suelos, paredes, colchones y artículos de camping, así como …

Artículo 6 Etiquetado

Todos los productos textiles sujetos a las prescripciones de la presente disposición, para su puesta en el mercado, tanto en el ciclo industrial como en el comercial, serán etiquetados de acuerdo con lo que seguidamente se indica:
•    1. Nombre o razón social o denominación del fabricante, comerciante o importador y, en todo caso, su domicilio.
•    2. Para los productos textiles fabricados en España, el número de registro industrial del fabricante nacional, salvo…
•    3. Para los productos textiles importados de países no pertenecientes a la CEE, y distribuidos en el mercado nacional, el número de Identificación Fiscal del importador.

•  4. Los comerciantes, tanto mayoristas como minoristas, podrán etiquetar los productos textiles con marcas registradas, a las que deberán añadir los datos relativos a su nombre, razón social o denominación, y domicilio, así como su número de Identificación Fiscal. En este caso, el comerciante será responsable del producto y, por tanto, de todas las infracciones en que aquél pueda incurrir.
•  5. Composición del artículo textil, de acuerdo con las definiciones y prescripciones de la presente disposición.

Pero por si no fuera suficiente con esto, la ley establece una prohibición muy interesante en su artículo 10:

Artículo 10 Prohibiciones

1. Se prohíbe, con carácter general, el empleo de cualquier procedimiento de publicidad, promoción, exposición, envasado y venta, susceptible de crear una confusión en el comprador, acerca de la naturaleza, composición y origen de los productos textiles.
2. Se prohíbe expresamente el empleo de toda inscripción, marca, diseño o cualquier mención que pueda evocar la idea de una fibra textil determinada, cuando el producto no contenga una proporción de dicha fibra igual o superior al 85 por 100 en peso, con excepción de lo regulado en la presente disposición.

El hecho es que vamos a encontrar etiquetas y publicidades de todo tipo en los que aparecen anagramas engañosos como mínimo. Muchos colchones son ofrecidos como Viscoelásticos porque contienen una insignificante lámina de ese material, tan pequeña como para ser absolutamente inútil, cosa que sabe quien lo fabrica, y en muchos casos también quién lo vende, pero no quién lo compra.

Para qué vamos a hablar de la referencia al “Aloe vera” que durante un tiempo se ha puesto hasta en la sopa. O de tejidos con propiedades no justificadas etc.

El tenor de esta ley es extrapolable al resto de componentes de un colchón, aunque en lo que no es textil, podríamos recurrir a otras leyes de etiquetado de productos tan rigurosas como esta, y también son de dudoso cumplimiento. Y si nos acercamos a normativas de productos que tengan que ver con la salud, como pretende muchas veces el merchandacing que nos encontramos, la exigencia es muchísimo mayor, así que mejor ni estramos.

En resumen:

Si la información es poco clara, si el propio mensaje comercial es excesivo, partimos de que estamos ante algo o alguien dispuesto a saltarse las normas a la torera, así que sólo por eso ya cada uno debería obrar en consecuencia.

Si el fabricante en cuestión es prácticamente ilocalizable, si es dificilísimo encontrar información apropiada sobre él, o la que encontramos no habla de una empresa con la envergadura y la solvencia para responder de productos que cuidarán o maltratarán nuestro descanso, es mejor descartarlos. Diga lo que diga el vendedor, y sea cual sea su precio. Existen asociaciones de fabricantes como Aidima, y en concreto Asocama de fabricantes de colchones que publican algunos consejos, y tratan de facilitar algunos estandares. Puede ser de alguna ayuda consultar.

Hay miles de colchones que se están fabricando en auténticos garajes y poco más, si con suerte esos locales reúnen las condiciones mínimas, eso no quiere decir que ante un problema grave que pudiera presentarse, la empresa esté en condiciones de responsabilizarse, y en tal caso es el comerciante quién debe responder.

Como prometímos vamos a tratar de ayudar a quien está intentando comprar colchones de forma eficiente e inteligente. Hemos empezado por esto del etiquetado y de la identificación de quién nos vende o fabrica porque es lo más útil y rápido. En posteriores post trataremos detalles técnicos de los colchones para entender sus beneficios lo mejor posible.

No te lo pierdas y sigue el blog en tu correo electrónico. Para hacerte seguidor haz click aquí. Seguir blog Mueblipedia

Compártelo:

Escribe una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies. Pinche el enlace para mayor información sobre las cookies.

ACEPTAR
Síguenos

Recibe aviso de los nuevos posts en tu correo.

Únete: