Cuánto valen los muebles, quién lo dice y por qué.

Tras una conversación con uno de mis hermanos en la que me preguntaba por el precio aproximado de un sofá chaiselongue, tuve la necesidad de repasar datos y encuestas. En esa conversación yo me empeñaba en argumentar precios, mientras las razones que allí se esgrimían caían sobre mí como losas de varias toneladas.

Cuando quisieron mostrarme pruebas pude comprobar que la gente sondea a través de internet, cuál fue mi sorpresa que su guía era, como en muchas otras cosas, un portal de internet de anuncios clasificados, uno en el que en teoría se anunciaban particulares, pero que hoy en día está repleto de tiendas colgando ofertas.

Así, me hicieron ver montones de ofertas en sus smartphones. Si yo tenía razones, ellos tenían alternativas. Al final me di cuenta de que era inútil intentar luchar contra la corriente con argumentos a posteriori, ¡ese era el caso de mi entorno cercano, y estaba hablando con un funcionario que pasa los 2.000€ al mes!

El sector tiene que actuar a priori, posicionar su valor, y organizar la información si quiere sobrevivir dignamente. Argumentos a posteriori, cuando la conciencia del público ya ha sido modulada no son suficientes nunca. El control de la información es básico, y en este momento la información de valor y precio de los muebles está fuera de control. Los productores y el canal comercial deben estar en sintonía con la demanda razonablemente, pero no lo pueden estar si la información es caotica y desinformadora.

Este es uno de los anuncios que me enseñaron. Omito el nombre de la tienda que lo ofrece y su web, porque será mejor.

Sofa chaise longue gama alta, medida de ancho 257 x 162 largo chaise longue, color del tapizado a elegir, asientos deslizantes multipunto CON DENSIDAD 30KG, cabezales reclinables, chaise longue con arcon guarda cosas, brazos multiposicion, patas aluminio, 3 cojines decorativos, opcion de luces led en brazo +36€ por brazo, disponible en medidas de 287, 323 y 368, transporte y montaje opcional 40€, somos tienda, estamos en … , parking clientes…   649€

¡Ojo que las fotos del sofá son absolutamente aparentes, el sofá molar mola! Y la pregunta lógica que me hacían: ¿qué pasa, que este lo vende así porque le gusta perder dinero o qué? algo demoledor a lo que respondo, “No, si seguramente perder dinero lo perderá a largo plazo, y hasta su negocio, o no,  pero lo que no me gusta es que está mintiendo desde la primera frase.” No sé si convencí a los que allí estaban, pero me sentí el Mesias sin rebaño, y me quedó claro cómo está el panorama.

Así que la ALTA GAMA… eh, por 649€ y con todos los extras!, pues sí que estamos haciendo un favor a la gente y al comercio mintiendo de esta forma. Pero no culpo a nadie, este comerciante busca salidas y se mete en charcos si cree que en el barro hay ganancia. No es el peor ni el mejor del mundo, pero está intentando ganarse la vida.

Como digo me he puesto a repasar datos y he encontrado “El observatorio de Cetelem” de 2013. En este estudio hay cada año una referencia al gasto medio por artículos. No me apetecía mucho compartir este dato, pero creo que es bueno que lo valoremos. El mercado y el canal tradicional no están en sintonía con estos números, aunque los sufren, y creo que hay que reaccionar vivamente.

cetelem 2Vamos con el dato concreto:

cetelem
Los gastos medios más elevados han sido los destinados al salón con 608€ . Destacan los “seniors”, porque en estos la media sube a 837€.

El segundo lugar para los dormitorios, con 452€ de media que sube 100€ en los mencionados “seniors” que tienen entre 35 y 44 años.

Pero además los de CETELEM hicieron otra pregunta a los encuestados, que recordemos son personas que acababan de hacer compras en comercios del sector del hábitat. La pregunta era directamente, “¿Qué importe máximo estarían dispuestos a pagar por determinados productos concretos?” Ante esta pregunta destacó el sofá como elemento rey porque estarían dispuestos a pagar de media 771€, y en segundo lugar se posiciona el colchón con 412€.

El estudio aporta el dato de que la cantidad de compradores había subido en 2013, pero como el gasto destinado no dejaba de caer se puede entender que la cifra de ventas total del año también siguió cayendo.

Supogo que si llego a recurrir a estos datos en aquella conversación me hubieran dicho, y con razón: ¡Ahora vas y lo cascas!

Domingo Quintero

Compártelo:
1 comentario
  1. mobiliariohd

    hay que ver , vale más un iphone que lo que quieren pagar por un sofá o un juvenil …….y tienes que montarselo….llevarselo a casa…..y que esté más que perfecto porque si no no pagan……

Escribe una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies. Pinche el enlace para mayor información sobre las cookies.

ACEPTAR
Síguenos

Recibe aviso de los nuevos posts en tu correo.

Únete: