¿Qué más pueden hacer las tiendas de muebles? Revisar la cartera inmobiliaria.

La reducción general del volumen de negocio, así como la creciente venta electrónica y los hábitos que generan en la forma de ver y comprar, hacen que se deba reconsiderar la cantidad de espacio necesario para vender muebles. También hemos hablado de los modelos comerciales de especialización en determinados productos frente a la tienda generalista. En el panorama actual, los comercios minoristas de todo tipo ven reducida su necesidad de metros cuadrados de local abierto al público, salvando productos que requieren su espacio natural como la alimentación.

No es necesario aclarar que a mayor tamaño del local, mayores necesidades, y mayores gastos. No todas tan evidentes como el coste del alquiler. También hay impuestos locales y o gastos de comunidad, servicios directos como limpieza, mantenimiento, o gastos fundamentales como el de personal, porque la disposición y la cantidad de metros cuadrados pueden determinar la necesidad de más personas, y muchos otros gastos como los seguros… A todo esto habría que sumar otras consideraciones, entre las que destacaría el Inventario por supuesto. Ese inventario que por no amortizarse ni devaluarse en la contabilidad, ha estado falseando el resultado económico de explotación, y del que hoy las tiendas se lamentan, puesto que sobre el papel vale cuarenta veces más de lo que en realidad se podría sacar si se quisiera convertir en dinero relativamente rápido.

En lo que se refiere a almacenes, la mayoría de comerciantes reacciona con rapidez reduciendo lo necesario, pero las tiendas y sus metros de exposición son harina de otro costal.

Lo más inteligente sería determinar las necesidades estratégicas a medio y largo plazo y tomar decisiones lo antes posible. Estas necesidades pesan especialmente a aquellos empresarios que son propietarios del local, puesto que los beneficios parecen menores y el no tener mejor destino para la propiedad también vicia la objetividad con la que se afrontan estas decisiones.

En la planificación de las necesidades futuras tendremos que tener muy presente la tecnología. Ni la forma de atender, ni de presentar muebles tiene por qué seguir siendo la misma para el resto de la eternidad, con un público cada vez más integrado con las nuevas tecnologías, pueden aparecer seductoras fórmulas que necesiten menos espacio. Puede que también resulte más apropiado acercarse a determinadas concentraciones de población según el modelo de negocio. Hemos visto cómo en los últimos 30 años se han concentrado negocios en torno a centros comerciales, o cómo ahora las megatiendas parecen buscar formatos de cercanía con los que acercarse a los barrios de las grandes ciudades. (Ver artículo al respecto)

Supongo que si uno es propietario sólo puede preguntarse qué haría si no lo fuera. Si la respuesta es que con las cifras actuales tendría que renegociar el local y reducirlo, puede que lo más apropiado sea hacerlo en cualquier caso, porque como hemos dicho el alquiler es tan sólo uno de los componentes del gasto de un local. Por otro lado si pensamos exclusivamente como propietarios del inmueble, seguramente exigiríamos el pago del alquiler, y ante la fragilidad económica del inquilino actual, veríamos con buenos ojos la división del local y la diversificación del riesgo, intentando alquilar a cualquier precio los metros ociosos a otros negocios.

Por otro lado, uno de los pocos beneficios que un negocio tiene en un exceso de inmueble es la capacidad de endeudamiento ante los bancos de cara a posibles negociaciones de financiación. Pero como la mayoría de empresas que conozco explotan sus negocios y han pagado sus locales holgadamente, pero estos no son titularidad del negocio, sino del propietario a título particular, deberíamos considerar mayoritaria la fórmula del alquiler entre nuestra industria del comercio de muebles. De ese modo, tampoco aquí tenemos una gran ventaja, y a la hora de la verdad, el titular siente que está comprometiendo su patrimonio avalando o hipotecando tal propiedad, con lo que la agilidad en la gestión y la voluntad de exposición al riesgo también pierden terreno frente a iniciativas emergentes.

Sea como fuere, el consejo es:
1. No malgastar ni un euro en recursos ociosos por más tiempo.
2. Planificar y calcular las necesidades estratégicas de espacio o de inmueble a ocupar.
3. Gestionar con rapidez los cambios necesarios para adaptarse a esas necesidades.
4. Tratar de obtener tesorería con el inventario sobrante. A cualquier precio, para ello ayudará pensar, que a lo que se obtiene por la venta hadría que sumar lo que se ahorrará en consumos y gastos fijos, más lo que debería haberse devaluado el stock realmente o su correspondiente amortización contable si lo hubiéramos considerado bienes de equipo en lugar de existencias. Con este pensamiento, hasta 0€ pueden llegar a parecer suficiente.
5. Optimizados los locales, reducir todos los gastos paralelos de mantenimiento, servicios, consumos, seguros, personal…
6. Si con la optimización del local y de otros recursos de la empresa se pueden adoptar políticas más agresivas de precio, mejorar la exposición, y o mejorar políticas de comunicación, deberemos aprovechar las ventajas con rapidez para ganar cuota de mercado cuanto antes, de acuerdo con el plan estratégico escogido en cada modelo.
Supongo que habrá quién concluya que su modelo o sus circunstancias aconsejan mantener la mayor cantidad de metros cuadrados de exposición posible. Y puede que así lo sea. Pero, no dejemos de apreciar movimientos a nuestro alrededor, puede que te suenen nombres de negocios que están llamando la atención últimamente en el sector del mueble a los que no se les conoce grandes exposiciones, sólo puede.

Domingo Quintero

Hemos visto ya unos cuantos artículos en esta serie que pretende humildemente aportar ideas y visión al comercio de muebles:

Los cambios inevitables

Los dorados

Los boomers

Internet

El marketing directo

Nuevos modelos de negocio

Tendencias influyentes en el comercio de Muebles. Mercado de Reposición.

¿Qué puede hacer el comercio?

EL mapa de gastos. Otra de las cosas que puede hacer el comercio de muebles.


Compártelo:

Escribe una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies. Pinche el enlace para mayor información sobre las cookies.

ACEPTAR
Síguenos

Recibe aviso de los nuevos posts en tu correo.

Únete: