Los grandes de la distribución no dan puntada sin hilo. Conviene estudiar sus movimientos.

La gran distribución, acostumbrada por su tamaño a vivir en la periferia de las ciudades, apuesta  por reducir el tamaño de sus tiendas para entrar en los centros urbanos y llegar a un público al que parece estar reticente a desplazarse para comprar. En los centros de las grandes ciudades hay un público de mayor poder adquisitivo que no gusta de las aglomeraciones en centros comerciales, pero también hay público que no utiliza coche, o ni si quiera lo tiene.

Uno de los motivos encubertos que estará empujando a las grandes a abrir establecimientos de “proximidad” es sin duda internet, que obliga a abrir en localizaciones más céntricas en las que el “cibercliente” pueda recoger sus compras o probar los productos, y que, a su vez, permite no necesitar tanta superficie para exponer todos los artículos. Otro es de por sí la comodidad, la inmediatez, y el consumo puntual que ahora se impone, no se hace acopio ni gran compra sino más pequeña, hoy esto, mañana lo otro. No olvidemos cómo Mercadona le ha ido quitando cuota de mercado al todo poderoso Carrefour.

También pesa en esta tendencia la caída de los alquileres de los locales por la crisis y las dificultades que supone en muchas ocasiones lograr una licencia a partir de 2.500 metros de superficie, según los expertos consultados por Efe.

Entre los primeros en dar el paso de “hacerse pequeños” estuvieron las firmas de gran consumo como Carrefour, a las que ahora se suman enseñas como Bricor (El Corte Inglés), Toys R Us, Media Markt, Decathlon o Fnac.

Eata semana se han publicado que la sueca  IKEA, estudia abrir tiendas en el centro de Madrid capital que sirvan de “escaparate” de sus productos para que los consumidores puedan probarlos antes de acercarse a uno de sus grandes almacenes para comprarlos.

El objetivo de esta iniciativa, pionera a nivel mundial dentro del grupo, sería el de generar tráfico hacia sus establecimientos ubicados a las afueras de Madrid, ha explicado a la agencia  Efe el director de Comunicación y Sostenibilidad de Ikea España, Arturo García, que insistió en que esto no conllevaría un cambio en el modelo de negocio.

Ante el actual contexto, marcado por la crisis y la caída del consumo, aseguran que se ha pedido a las tiendas que propongan iniciativas para animar las ventas . ¡O sea que se ha pedido al personal que aporte ideas para el negocio! Entre esas ideas destaca la de acercar a las zonas más transitadas y comerciales de la ciudad los productos de Ikea “de forma temporal, según campañas y como herramienta de marketing, nunca con la idea de venderlos allí directamente”, explicó García. Respecto a la venta a través de internet, aseguró que Ikea tiene intención de vender “on line” en 2 ó 3 años y achacó el retraso de la compañía en sumarse al comercio electrónico a las complicaciones que conlleva adaptar al mercado virtual la maquinaria logística de una empresa basada en precios bajos porque el usuario “se lo lleva y lo monta”.

“Se trataría de dejar al consumidor tocar el producto para que luego se acerque a su tienda de referencia a finalizar la compra”, añadió García, que insistió en que no sopesan abrir establecimientos en el centro de las ciudades y que el objetivo es seguir abriendo en España grandes superficies comerciales (unos 30.000 metros cuadrados).

¡Bienvenidos al nuevo y exitoso modelo de negocio del Showrooming!. Ya que ha salido a la actualidad profundizaré con gusto en esta fórmula que parece encontrar su hueco en algunos sectores con casos de éxito en otros países. Al final no es más que un soporte físico de exposición pura, exposición de productos sin más para que los potenciales compradores puedan examinarlos y posteriormente ya se habilitan los medios para comprar, directos o en canal distribuidor. Las firmas como Zara o Mango ya han habilitado webs en las que comprar para recoger sin agobios en las tiendas, o recibir en casa, incluso después de haberse probado la ropa en la tienda, sin salir cargado de bolsas si quiera.(Lo veremos en otro post.  Es evidente que el mueble tiene sus particularidades, pero todos estos fenómenos modifican hábitos de conducta, generan cultura de consumo diferente que afecta a todo el comercio. Y cuidado, los negocios que han conseguido vender hogar por internet están poniendo exposiciones también, por algo será.)

Como la realidad no deja de enseñarnos, el mundo, y el mercado sigue girando. Nunca dejará de haber cambios que generen oportunidades para unos y se lleven por delante a otros.

Parece que podríamos casi adaptar el principio de conservación de la energía; ¡El negocio no se crea ni se destruye, se transforma!

Domingo Quintero

Compártelo:
Comentarios
  1. Javier

    Me parece muy acertada la comparación que hace con el principio de conservación de energia. Enhorabuena por el post y por la iniciativa “Mueblipedia”.

    • Domingo Quintero

      Muchas gracias, y bienvenidos al entorno de Mueblipedia. Si como parece tenéis fabricación, sabéis que podéis publicar vuestras colecciones en nuestra web, es gratis.
      Suerte

Escribe una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies. Pinche el enlace para mayor información sobre las cookies.

ACEPTAR
Aviso de cookies
Síguenos

Recibe aviso de los nuevos posts en tu correo.

Únete: