Adiós a Ignacio Tello. Los accionistas de TEYOLAND no te olvidarán.

Ignacio Tello, el ideólogo y creador de “LA TIERRA DE TELLO” que por ser un proyecto tan español decidió traducir el nombre al inglés para empezar bien “TEYOLAND”, fue apartado de la empresa ayer mismo, y nos vamos a quedar sin saber si es un gran soñador, un geta que se lo ha montado a lo grande, el nuevo Robin Hood de los ricos valencianos, o el ingenuo imprudente e iluso que ha estado pareciendo a cualquier analista sensato. Sus mensajes mesiánicos de Tierra Prometida, sus cifras inverosímiles, su afición a recolectar apoyos de alta alcurnia como si fueran garantía de éxito, y esa dicotomía entre el exhibicionismo mediático y una imagen de persona tímida y comedida que parecía recién salida del seminario han dejado huella. No le olvidaremos. Yo al menos no lo haré, de hecho creo que es uno de los personajes que más me ha impactado en la esfera empresarial, y sigo siendo un fan de alguien que es capaz de conseguir tanto con tan poco. Sigo pensando no obstante, que debe haber gente a nuestro alrededor que no sabe qué hacer con el dinero, y necesita que alguien les divierta de vez en cuando.

Ver noticia en EL PAÍS

Más datos en EL PAÍS

Teyoland ha sido un proyecto ambicioso que vino para salvar al consumidor de productos para el hogar español,  ese eufórico público que  bloqueado por las mezquinas intenciones e incapacidades de de la distribución española no podía ir en masa a gastar y consumir productos nacionales cuya fabricación a su vez haría levantarse definitivamente a la economía española. (Populismo y demagogia barata no ha faltado desde luego. ¡Bueno barata no les habrá salido a algunos!) Y el caso es que alguna verdad decían.

Entre los principales apoyos institucionales que tenía, las voces fuera de micrófono sonaban a burla, y pocos le daban más de un año para empezar a caer. Eso sí, en ese año parece que se iban a dejar mucha pasta, y ¡oye! ¡que se la gasten si les sobra!

Parece que andan buscando inversor, pero además alguien que tenga algún conocimiento real de este tipo de negocios, KNOW HOW propio si es posible para evitar seguir siendo un pozo sin fondo que no sirva sino para echar monedas y pedir deseos.

El problema para una posible inversión es que ese local se concedió de forma ilegal según los comerciantes que ya han interpuesto una demanda contra Feria Valencia. Esa demanda se basa sobre todo en que la Feria es una Administración Pública y no puede celebrar contratos entre amiguetes sin transparencia ni claridad alguna, (como viene siendo su costumbre desde hace años y hoy mismo publica EL PAIS en su artículo sobre la Feria el PP y GÜRTEL). El hecho de que se haya interpuesto ante la jurisdicción Contencioso Administrativa y esta lo haya aceptado ya es en sí mismo un preludio de quien tiene razón, puesto que esta jurisdicción sólo se declara competente si una de las partes es “Pública”a efectos legales.
Esto debería ser un serio obstáculo para posibles interesados en lo que quede de Teyoland, y los juicios no serán rápidos, así que no se sabe si puede llegar a anularse el contrato de alquiler. Pero es que también podrían verse cerrados por falta de licencias que ni se tienen, ni se han pedido, ni tiene sentido la chapuza legal que les han cocinado los Top Chef de la cocina de la Consellería.

Por otro lado la deuda a empleados, Seguridad Social, Feria Valencia, Proveedores, etc. Habrá que ir valorándola conforme se vayan conociendo datos.

Los accionistas han sido seducidos hábilmente desde el primer momento. Los mensajes de Ignacio han sido siempre más embaucadores para sus “ponedores” que para el público en sí, no hay más que repasar hemerotecas y comprobarlo. ¿A qué empresario de la distribución se le conoce semejante exhibicionismo personal y de proyecto? Y ¿cómo ayuda eso a vender? Sin embargo ayudó a generar apariencia de gran negocio y euforia inversora.

Los empleados son los que ahora estarán desconcertados, y es de quien habría que preocuparse, si bien es cierto que algunos de ellos no tenían otra cosa mejor que hacer durante estos meses, también lo es que una experiencia de inauguración siempre es pesada, y todo este asunto no es agradable para nadie. Ahora se verán con un pié en el INEM, y la incertidumbre sobre su empresa y su futuro inmediato puede hacer más daño que la propia situación laboral en sí. (Ánimo a todos ellos, la experiencia nunca es mala, siempre sirve para crecer, y de uno u otro modo esto pasará, seguro que para mejor.)

La verdad es que ya no me apetece esto de Teyoland, pero seguiremos contando lo que vaya pasando, porque me consta que muchos siguen el tema a través de este blog.

Domingo Quintero

Compártelo:
Comentarios
  1. María luisa

    Pues he oido q este sin vergüenza con cara de seminarista les esta robando su casa a una familia en Altea solo d lucrarse sin escrúpulo alguno
    Todo cerdo tiene su San Martín
    Eso espero

  2. Luis

    No es Vicente Zamorano Pérez, es Vicente Ramón Zamorano Ruano (Ignacio Pérez Zamorano es el primo de Vicente, que se dedica a ‘otros menesteres’) :

    http://www.empresia.es/persona/zamorano-ruano-vicente-ramon/

    El otro pichoncito es Jose Ignacio Sanz Cobo:

    http://www.empresia.es/persona/sanz-cobo-jose-ignacio/

  3. Pedro

    Cuanta verdad junta. El sr Tello, sin poner ni un duro de su bolsillo, ha arrastrado con su genial idea a decenas de proveedores que jamás verán los esfuerzos realizado para montar la macro tienda recompensados. Desde la constructora (también socios, a la que adeudan más de un millón y medio de euros) hasta el proveedor más pequeño, no ha cobrado prácticamente nadie. No se sabe qué ha sido de toda la inversión inicial, y la mayoría de socios simplemente han visto su dinero esfumarse rápidamente. Aún con las pocas ventas y el nulo éxito del proyecto, los números no cuadran.

    Ignacio Tello ha demostrado ser un pésimo emprendedor y peor gestor, un energúmeno con los proveedores y cacique con los trabajadores. En lo único que ha puesto de acuerdo a todos ha sido en decidir su salida de la sociedad.

    Pero no solamente hay que culpar a Ignacio ‘pufoman’ Tello, tan culpables como él han sido el equipo de dirección que le rodeaba, D. Vicente Zamorano Pérez (supuesto Director General de la tienda) y D. Jose Ignacio Sanz (Director de ¿Expansión?) han sido sus diestras y siniestras manos, demostrando igualmente su pésima habilidad como directivos. El único interés, como socios capitalistas, de que Teyoland tuviera éxito, era montarlo lo más rápido posible y revender la idea a cualquiera que estuviera dispuesto a pagar algo más para obtener beneficios rápidos. Lo intentaron con un jeque árabe, no sé si entendiendo que éstos tienen más dinero que sentido común y por eso han llegado a ricos.

    Y cuando parecía que la cosa no podía empeorar, Teyoland cae en manos de Miguel Ángel ‘Daemi’ Sanjosé, un constructor sin experiencia alguna en el sector, ni mayor intención que llenar sus propios bolsillos con la ‘esperada’ devolución del ejercicio fiscal (si consideramos la inversión inicial y las escasas ventas realizadas, el resultado es de más de un millón de euros a devolver).

    En manos de semejante pirata, con un historial como el del Sr. Sanjosé, el resultado no podía ser otro más que trabajadores sin cobrar, nóminas que no corresponden a lo cotizado, finiquitos impagados, material en depósito (de proveedor) liquidado a amiguetes por una pequeña parte de su valor (y en efectivo, por supuesto, para no dejar rastro contable).

    En definitiva un punto y final definitivo a lo que una vez pudo ser una buena idea en manos de gente responsable.

  4. YaEraHora

    Bravo por este post. Por cada palabra, punto y coma.
    Ya era hora de que a este sinvergüenza se le volar la máscara.
    No somos pocos los estafados por sus tretas. No señor, no es ni de lejos su primera vez. Sólo hay que echar un vistazo a todas las empresas de las que forma o ha formado parte como administrador solidario (o más bien ladrón egoísta).
    Pero no creáis que habrá salido perdiendo. Y tampoco que actúa sólo. Sus “estimados secuaces siempre están en la sombra desde tiempos que “englobaban” otros temas (los que conozcan el mundo de la publicidad valenciana habrán captado la pista.
    Lo bueno es que habrá de soportar la vergüenza de creer que haberse creído Steve Jobs y no llegar ni a ser un triste mortal que pasará a la posteridad con pena y sin gloria.

Escribe una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies. Pinche el enlace para mayor información sobre las cookies.

ACEPTAR
Síguenos

Recibe aviso de los nuevos posts en tu correo.

Únete: