Otoño sin Feria del mueble en Valencia. ¿De qué ha muerto?

Me planteaban hacer un post sobre la sensación de vacío que ha dejado la Feria de Valencia en este arranque post vacacional. Y como una señal, el periódico El Levante, publica este lunes un titular como éste “Un Otoño sin Feria“.

En este artículo se hace una descripción completa de la situación, veamos algunas afirmaciones:

-La integración de los eventos comerciales del mueble, madera, textil y decoración de Feria Valencia con el de cerámica (Cevisama) debido al carácter deficitario de estos certámenes en solitario, que se celebrarán conjuntamente el próximo mes de febrero de 2014„ ofrecerán este próximo otoño un panorama inusual.

-Por primera vez en medio siglo de historia no habrá feria del mueble en un ejercicio. Valencia se queda si feria del mueble en 2013.

-Mueble, madera, textil y decoración se fusionan con Cevisama dejando un Otoño

-La crisis arrasa con casi todas las actividades económicas y sus dificultades tumban eventos organizados por la entidad ferial que preside el empresario Alberto Catalá.

-Mientras Milán, París, Madrid o Zaragoza resisten los embates de la globalización de los mercados lejos quedan aquellos tiempos gloriosos en los que los pabellones de Benimàmet llegaban a albergar más de un millar de expositores, tanto de España como de otros países. «La Feria de Zaragoza „según contaba recientemente un comprador valenciano„ tiene una afluencia más que notable. Tanto los expositores, como los clientes y representantes consultados responden que es más que digna y todos contestan que volverán»

-Mientras languidece la feria del mueble, la industria exportadora confía en una pronta recuperación por el tirón del mercado exterior. Las empresas de esta industria tradicional manufacturera en España, en medio del desplome del consumo interno, esperan incrementar sus exportaciones entre un 5 y un 6 % en 2013. Por su parte, las firmas autóctonas se muestran más optimistas al elevar ese porcentaje al 10%.

Y por qué se ha llegado a esto, nos preguntamos muchos. ¿De qué ha muerto?

La verdad es que este es uno de esos temas como el Futbol. Todo el mundo parece tener una opinión buenísima, pero cada uno la suya. Cada perspectiva distinta dentro de un mismo sector como el del Mueble, o el de todo el Hábitat si se prefiere, genera diferentes afirmaciones, es evidente que nunca llueve a gusto de todos, pero lo significativo es que prácticamente todos afirman que Feria Valencia ha hecho las cosas muy mal en estos últimos años. Unos con más argumentos y conocimiento de causa que otros, todos acusan a la Feria de muchas cosas, y por “últimos años “,  no deberíamos entender los 3 últimos, sino bastantes más. De hecho el responsable de Feria Hábitat actual ya entró con una tendencia autodestructiva difícil de enmendar.

He intentado recoger algunos puntos de vista y articularlos, pero al final se me ha ocurrido hacer una batería de afirmaciones que pueden tener sentido y dejar que cada uno piense por su cuenta. (Que luego parece que tengo un sesgo si opino directamente)

1.    Feria Valencia siempre fue prepotente.
2.    Feria Valencia abusó de los expositores, empresarios españoles que gastaban muchísimo dinero en exponer.
3.    Durante muchos años la Feria no pensó en el visitante profesional para hacerle más agradable la visita. Había que pagar, pocos transportes,  en la ciudad se abusaba con la hostelería, …
4.    El fabricante nacional quiere cifrar mucho en la propia Feria, mientras el italiano en la suya sólo pretende exhibirse de la mejor manera posible.

Todos estos no son malos argumentos, pero hay que decir que cuando todo esto sucedía, la Feria no dejaba de crecer, y nadie cuestionaba su éxito.

¿Ha muerto de éxito?

Sigamos recogiendo voces:

5.    En la Feria del Mueble mandan cuatro fabricantes Valencianos, y la montan a su gusto.
6.    El carácter internacional obliga a incentivar a firmas internacionales de primer orden, y para qué traer italianos si ellos ya tienen su Feria.
7.    Hay fabricantes subvencionados por su autonomía y los locales no reciben ninguna ayuda.
8.    Se incorporan fabricantes asiáticos con una presentación absurda que devalúa el carácter de la Feria.
9.    Hay pabellones que no tienen sentido y alargan la visita sin razón, parece que sólo se pretenda llenar pabellones construidos.
10.    …

Este tipo de argumentos ya calaban en un sector que vivía su esplendor, pero que ya empezaba a ser muy crítico y a estar a disgusto con la Feria del Mueble.

11.    Traer a clientes internacionales poderosos es positivo, pero traen siempre a los mismos. Siguen mandando cuatro clásicos valencianos que apuntan todos al mismo sitio, Rusia.
12.    El personal de Feria no verifica las listas de invitados. Se invitan a todos los gastos pagados a gente sin ningún peso, se la están colando para pagarle el viaje a una vendedora, los amigos de unos, o compromisos de los otros.
13.    Si seguimos pensando que exportar es intentar dar el pelotazo en tres operaciones, no daremos salida a la industria del mueble, sino a las fábricas de cuatro, porque son los que quedarán haciendo muebles de lujo para ricos de países emergentes, venga de donde les venga su fortuna.
14.    No se incentiva la visita de compradores orientados al producto mayoritario. Alemanes, suizos, Franceses, países y mercados maduros que no hacen operaciones pelotazo, pero son el futuro estable que necesita la industria. Sigue siendo una Feria para cuatro Valencianos.

En estos argumentos ya se percibe el malestar. Algunos de ellos me consta que son argumentos sólidos de muy buena fuente. Es cierto que parece que nuestra industria, incluso nuestros gobiernos económicos se ponen de rodillas para que el dinero de grandes multimillonarios nos alivie las penas, o para enriquecerse unos pocos. Sean estos multimillonarios petroleros, mafiosos, sátrapas que gobiernan sus países como les da la gana o grandes magnates de la industria o la banca asiática. Pero también es cierto que la mayoría de nuestra industria, hace un mueble que nada tiene que ver con esta gente, de hecho cuando se está empujando fuerte a la exportación, se aprecian mercados como Francia, Alemania, Sur América, que nada tenían que ver algunos de ellos, y rápidamente ocupan primeras posiciones de cifra. Ninguno de ellos ofrece pelotazos que arreglan la cuenta de resultados de una fábrica pequeña de un plumazo, sino que exigen productos y servicios muy competitivos  a empresas que crecen y se perfeccionan para jugar en esas ligas, exigen evolución.

15.    El calendario es otro error, la Feria debe celebrarse solapando días con Milán. El comprador de Asia, América o África, puede aprovechar su viaje a Europa y con un vuelo corto y económico visitará Valencia para ver lo que la industria ofrece en nuestro país. No van a hacer dos grandes viajes, y más desde que entre Italia y Valencia hay Ferias Chinas que han cobrado muchísima fuerza.
16.    Puede que hace años Valencia ofreciera buen precio para muebles que seguían la tendencia de Italia. Hoy ese diferencial tan abultado se había perdido, y competir por precio es algo que tienen ganado las ferias Chinas.

Más razones de unos y otros que también dan qué pensar.

17.    El fabricante no gana dinero con la Feria, y el carácter internacional para el que no sea un clásico de lujo que va a vender a los rusos y árabes invitados le parece una broma. Si quiero hacer contactos serios es mejor ir a Milán o gastarme el dinero en otras cosas más rentables que la Feria de Valencia. Ahora ya da igual que me busque el presidente, que me insista, y que me regale metros, no vale ni el gasto y esfuerzo que tengo que hacer.
18.    El fabricante con clientela nacional está que se cae, y si tiene que intentar ir a una Feria irá a la de Zaragoza, ahora ya no le interesa la de Valencia, ni regalada, por mucho que le insistan. La Feria maña se ha ido haciendo hueco ante el descontento general, se ha centrado en el comprador y vendedor nacional, comenzó Low Cost y muy modesta y ha ido comiendo terreno. (Este es el fenómeno de la Disrrupción en el Mercado, una estrategia clásica ya en muchos ámbitos, sobre la que vamos a escribir un post muy pronto.)

Como veréis hay muchas razones, y muchas más que no habré traído, por supuesto también habrá argumentos contradictorios que podrían defender los responsables de Feria Hábitat, pueden hacerlo aquí si quieren, estoy convencido de que no les faltará razón en muchas cosas. Siempre hay perspectivas diferentes, y en esta vida se aprende de todo.

Que conste que no he hablado de la increíble serie ” ¡Corrupción en la Feria! “, no en este post. Aquí lo que se ha pretendido es exponer argumentos negativos en orden. Hay que estudiar los errores para no reproducirlos en el futuro, porque yo siempre pienso que Futuro habrá.

Domingo Quintero

Compártelo:
Comentarios
  1. Juan miguel

    Buenas tardes, yo queria saber porque se critica a cuatro o cinco fabricantes
    grandes de Valencia y se omite su nombre, si se habla, se habla claro, HAY QUE DAR NOMBRES

    • Domingo Quintero

      Gracias por su comentario, le contesto con gusto.

      1. No se ha criticado a ningún fabricante, que unos fabricantes luchen por sus intereses y lo consigan mejor que otros es ley de vida, todos deben luchar por sus intereses, con todos los medios posibles. En todo caso la crítica se estaría haciendo a la planificación y gestión de la Feria, que es quien tiene que velar por los intereses de todos y no de unos u otros. Repito, el fabricante que resulte beneficiado no es más que un buen empresario persiguiendo los intereses de su empresa, como tiene que ser. Es indiferente de quién se trate, en todo caso les felicito si estos argumentos son verdad y han conseguido que las estrategias de la Feria les fueran tan favorables.
      2. Estos comentarios no son palabras mías. Lo que he intentado es recoger algunos de los argumentos negativos que llevo escuchando varios años con el fín de analizar posibles causas, supongo que los responsables de la Feria tendrán muchas razones, y algunas buenas, para defender sus diferentes posturas.
      3. El análisis sobre las exportaciones a países emergentes tampoco es mío, y no diré de quién es, pero lo comparto, y creo que a la mayoría de la industria le interesa explorar mercados maduros estables en los que exista una clase media interesante. Lo cual no quita que el que tenga un público objetivo enfocado en las súper fortunas deba centrarse en lo suyo, y eso no le hace peores, sino diferentes, las empresas tienen una misión fundamental, hacer dinero para ser sostenibles.

      Lamento el mal entendido, si lo ha habido. Yo soy un admirador del mueble clásico Valenciano, estoy orgulloso de que al menos tengamos un pequeño grupo de grandes firmas que pueden presumir de estar entre la élite mundial. Pero una cosa no quita la otra, todas las voces tienen que ser escuchadas, y los responsables de instituciones deben preocuparse de todo un sector en el que hay mucho en juego.

      Una vez más gracias por su participación Juan Miguel.

Escribe una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies. Pinche el enlace para mayor información sobre las cookies.

ACEPTAR
Síguenos

Recibe aviso de los nuevos posts en tu correo.

Únete: