Tendencias para los muebles y el Hábitat en el futuro inmediato.

Es difícil encontrar estudios específicos de utilidad para la venta de muebles en estos momentos, quizá hay demasiado cansancio y frustración en nuestro colectivo como para plantear acciones de este tipo.

Tenemos sin embargo algunas observaciones en las conclusiones que adelantaron los responsables del  “Cuaderno de Tendencias del Hábitat 13/15” trabajo en equipo de un colectivo de expertos de los institutos tecnológicos AIDIMA, AITEX, y el ITC que integran el Observatorio de Tendencias del Hábitat®, una iniciativa pionera en España creada bajo el impulso del Instituto de la Pequeña y Mediana Empresa Valenciana (IMPIVA) de la Generalitat Valenciana y los Fondos FEDER de Desarrollo Regional.

¡Que no se diga que no tenemos Institutos eh! Podían aprovechar estas sinergias y estudiar la posibilidad de integración definitiva, no sé si en solitario serán capaces de resistir la sequía que estamos atravesando.

El estudio se publicará integro estos meses y supongo que no será un gran libro de cabecera para los amantes de literatura, pero tenemos la obligación de leerlo y no quedarnos en el llanto permanente sin tan siquiera documentarnos un poquito.

Parece que se perfilan siete tendencias en la fabricación de productos para el hábitat, siete tendencias en atención a la demanda, o a los hábitos y perfiles de los consumidores a los que se van a dirigir.

Sé que a algunos todo esto les parecerá algo superfluo, además de sonar un poco a chino, y no digo que sea la piedra filosofal para la salvación. Pero habrá que ir teniendo en cuenta que el mercado va a tener como epicentro al consumidor, al escasear la demanda es esta quien cobra toda la importancia, estudiar que quiere aquel al que pienso dirigir mis propuestas comerciales es fundamental, y anticiparse puede ser la clave para algunos modelos de negocio, igual que adaptarse y bajar los precios lo es para otros.

Venimos de un mercado en el que lo fundamental era que se conociera el negocio y la oferta, así lo importante era saber de mobiliario, las tendencias las determinaba el propio sector del mueble. Eso se ha acabado, de muebles sabe el que tenga dinero y quiera comprarlos, y lo que sabe es qué quiere conseguir con ellos, cómo deben ser más o menos, y cuanto está dispuesto a pagar. Total, todo lo que necesita y quiere saber. Habrá comerciantes espabilados que intenten satisfacerle mientras otros se miren al ombligo criticando la falta de criterio o asegurando que no se puede satisfacer a la gente porque no sabe lo que quiere y no habría beneficio en ello, todo porque el cliente ya no se adapta a sus estándares.

Copio las ideas transmitidas por los responsables del estudio, y publicadas en un post de la Web de CEVISAMA.

1.  “Antique Essence”, recurre de nuevo “a la historia y a los cánones de la belleza clásica, que se vinculan con las clases más elevadas y con el lujo, resultando un diseño extremadamente elegante y en ocasiones bastante masculino”, “por ello buscan propuestas que reflejen los valores y conceptos que se encuentran detrás de la propia empresa, es decir, que provienen de su trayectoria como marca”.


2.  “From Abroad with Love” se centra en aspectos emocionales del producto, bien porque hacen referencia a lo cotidiano de cada país, de cada persona, o bien porque implica procesos de producción no industriales o semi industriales de tiradas más cortas y con más implicación de la personalidad del diseñador. “Son productos que se centran en la búsqueda de un tipo de ‘belleza imperfecta’, propia de aquellos objetos de manufactura artesana”.


3. “Beta House” determina de qué modo,  en el panorama actual de incertidumbre, el hogar se convierte en uno de los pocos ámbitos estables y previsibles. “Este lugar común vuelve a ser un espacio donde cultivar las relaciones sociales, pero también un lugar para la autorrealización personal. Los productos que nos rodean son versátiles, se adaptan a nuestra forma de hacer las cosas”.


4. “Let´s get Smart” muestra, según los investigadores, cómo “los avances tecnológicos tienen un fuerte impacto tanto en el entorno doméstico como en el espacio urbano. Estos avances han propiciado el desarrollo de la idea de una casa deslocalizada, donde las funcionalidades del hogar no tienen porque concentrarse en el entorno doméstico y, a la vez, el usuario tiene un mayor control de dichas funciones desde cualquier lugar donde se encuentre”.


5. “My Own Playground” aporta “una visión positiva, en ocasiones un tanto infantil, del hogar y de todo lo que se sitúa en el marco de lo cotidiano”, explican desde el OTH, y añaden: “en este mundo interior de carácter optimista, un aspecto relevante es el ocio dentro del hogar y las relaciones sociales y familiares que en él se cultivan. Además abundan las propuestas que hacen partícipe al usuario de una u otra forma: desde asumir un papel en el propio proceso de diseño, hasta plantear un juego, momento en el que objeto se convierte en un objeto destinado al ocio”.


6. “Material World” pone en evidencia el espíritu creativo, plasmado mediante la experimentación industrial, sobre todo en lo referente a los materiales, pero también en los procesos productivos. Los profesionales del diseño experimentan a través de formas, técnicas y materiales, formando un abanico cuasi infinito de posibilidades, que permite exprimir la creatividad para generar un mundo de productos personalizados y únicos.

7. “Survival Objects” se define por la apuesta por un diseño informal, que huye de la perfección y en ocasiones se presenta como un diseño de supervivencia. Se sitúa entre la reutilización de materias primas o el uso de materiales biodegradables y la improvisación de objetos del hábitat a partir de estos recursos. En este sentido, es una tendencia heredera del eco-diseño ya que demuestra una preocupación activa por el medioambiente y el aprovechamiento de las materias primas.

Supongo que hay otras versiones de todos estos, y algunas más fáciles de encontrar, pero … ¡Cuidado con la comercialización amigos! ¿Cuándo se inventó la lechuga?, ¿Cuánto vale una lechuga en el campo?, ¿Cuánto vale en un supermercado?, ¿Cuánto vale si la troceo y la meto en bolsitas que se conservan 4 o 5 días en el frigorífico?, ¿Cuánto vale si la sirvo con otros condimentos en un gran restaurante?… Ofertas y precios muy diversos para una misma cosa, pero en qué momento, para qué, y a quién me dirijo en cada uno de los casos. En la comercialización estará la clave, la producción seguirá el curso de la corriente, y como el agua de los ríos, encontrará el mar sí o sí.

Domingo Quintero

Compártelo:
1 comentario
  1. Muebles Kimobel

    Muy bueno el post!!!

Escribe una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies. Pinche el enlace para mayor información sobre las cookies.

ACEPTAR
Síguenos

Recibe aviso de los nuevos posts en tu correo.

Únete: