EL CÁRTEL DE FABRICANTES DE ESPUMA QUE HA ESTADO EXPRIMIENDO A LOS COLCHONEROS Y TAPICEROS HA SIDO SANCIONADO CON MILLONES DE EUROS.

Una más de cine negro en nuestro querido sector del mueble.

En diferentes medios de comunicaciòn se ha publicado la reciente resolución por la que se sanciona a los farbicantes de espuma por su organización para exprimir al mercado pactando los precios año tras año.

Copio parte del artículo en El País porque es bastante claro.

“La Comisión Nacional de la Competencia (CNC) ha anunciado multas que oscilan entre los 668.000 y los 4,5 millones de euros a ocho empresas fabricantes de espuma de poliuretano por formar un cártel con el fin de repartirse el mercado. La espuma de poliuretano se utiliza para rellenar colchones y cojines, así como material para fabricar calzado. El total de las sanciones asciende a 26,1 millones de euros, de las que se pagarán efectivamente 13,7 millones. Competencia reconoce que hay al menos otras 11 empresas involucradas, pero no han sido sancionadas. La CNC también ha multado con 250.000 euros a Asepur, la patronal de fabricantes de espuma, como “colaborador necesario”.

Según la CNC, el cártel existía “al menos desde 1992”, y las empresas “eran conscientes de la ilegalidad de la conducta o trataban de ocultar el cártel bajo apariencia de legalidad”. Para ello, contrataron a dos consultoras externas (Análisis e Investigación y Coopers & Lybrand, hoy PWC) que, con la excusa de auditorías para “reducir la emisión de compuestos contaminantes en el proceso de producción”, diseñaron y controlaron un esquema, con el título aparentemente inocuo de “Acuerdo Sectorial sobre el Plan de Actuación Medioambiental”, en que cada empresa tenía una cuota de producción que no se podía superar.” Seguir leyendo el artículo con detalles sin desperdicio.

Habla incluso de la condonación de la multa a uno de los integrantes del Cártel por colaborar aportando pruebas, ¡Como en las películas!

Esto es lo que me faltaba por leer, como si no tuvieramos suficientes problemas. Supongo que allá donde haya un reducido número de empresas que controlan un mercado es muy posible que se acaben repartiendo el pastel amistosamente en beneficio propio y perjuicio del mercado. Pues igual el tablero o cualquier otro componente de los muebles puede verse en situaciones parecidas. Espero que estas enormes sanciones sean disuasorias para cualquier plan de manipulación del mercado, necesitamos toda la competitividad de nuestra industria. Ni con toda la carne en el asador lo tiene fácil este sector, ¡como para que cuatro se queden las mejores piezas!

Domingo Quintero.

Compártelo:

Escribe una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies. Pinche el enlace para mayor información sobre las cookies.

ACEPTAR
Aviso de cookies
Síguenos

Recibe aviso de los nuevos posts en tu correo.

Únete: