¿CÓMO COGER LA PASTA SIN SALTARNOS LA LIMITACIÓN DE PAGOS EN EFECTIVO?

Esta semana, uno de los socios del Grupo, me pidió que investigara el tema de la nueva limitación de pago en efectivo. Evidentemente su aplicación plantea graves problemas para las tiendas de muebles en este momento, y por eso he intentado aportar una solución lo antes posible.

La pregunta es; si alguien te compra y en ese momento te quiere dar 3.000€, ¿qué vas a hacer?, ¿decirle que no se los puedes admitir?, o peor aún, si dejas los muebles en casa de un cliente, después de montarlos, y te quiere dar efectivo ¿te vas tranquilamente esperando que se acuerde de ir mañana mismo al banco a ingresarlo? ¡Estamos para dejar pasar los billetes!

Parece que algunos asesores consultados han coincidido en aconsejar que todos los contratos superiores a 2.500€ se fraccionen y generen sus correspondientes albaranes, recibos y facturas. Pero esto puede resultar una carga administrativa algo desproporcionada.

Tengamos en cuenta que la Ley exime de responsabilidad al que denuncie uno de estos pagos, aunque participara en ello, con lo que un cliente insatisfecho podría fastidiar a un comerciante simplemente rellenando el formulario que se encuentra en la Web de la Agencia Tributaria.

Tengamos en cuenta también, que la Ley advierte lo siguiente, “a efectos del cálculo de las cuantías indicadas, se sumarán los importes de todas las operaciones o pagos en que se haya podido fraccionar la entrega de bienes o la prestación de servicios”. Si bien es verdad que fraccionando el propio contrato desde el principio podríamos sortear este tema por crear varios negocios independientes, también podría etenderse una actuación en fraude de Ley, y si se comprueba que se reitera continuamente más aún.

La ley obliga a ambos participantes a guardar los documentos durante los 5 años que tarda en prescribir la infracción, cosa que no parece haber llamado tanto la atención, pero que no es un tema menor.

¿Quién archiva en su casa algo así? Los particulares se lo tendrán que tomar enserio, porque son responsables solidarios del pago de la sanción, que tendrá una base del  25% de la cantidad pagada.

En mi humilde opinión, lo mejor es que las tiendas aprovechen la aprobación de esta norma para adaptar sus condiciones de pago a las nuevas exigéncias, y no permitir que nadie retenga más de 2.500€ para el momento final de la entrega, es más, ni si quiera programar la entrega si no está cubierto el pago del resto. Y por supuesto, que nadie intente vender o comprar sin IVA, que es para lo que se ha hecho la Ley.

También entiendo que será costoso al principio, sobre todo porque muchos pensaréis que los clientes no querrán, que la competéncia sí se lo admitirá…. Yo puedo decir por experiencia, que los clientes aceptan las normas que se les ponen cuando la venta y la atención han sido correctas. ¡A ver qué coche te llevas tú del concesionario sin tener todo pagado!, ¡Ni a probarlo!, que si le pasa algo ese es el tuyo, y ya te darán servicio técnico.

Aún así, intento ayudar  buscando una fórmula para salir de estas situaciones.

Tras darle algunas vueltas, y echando mano de mis conocimientos jurídicos, me puse a pensar en una posibilidad original y creo que muy válida, el contrato de Mandato. No tengo a mano mis libros de la carrera, pero hoy en Internet la legislación se encuentra gratis. Os cuento:

En su nota informativa, la Agencia Tributaria aclara que “esta limitación no resultará aplicable a los pagos e ingresos realizados en entidades de crédito.” Por tanto si el pago se realiza ingresando ese dinero en el nuestra cuenta no hay problema, al fín y al cabo, el dinero se refleja en banco, señala su procedencia, y acaba contabilizado en la empresa.

Planteo utilizar la forma legal del Contrato de Mandato, artículos 1.709 y siguientes del Código Civil. Con esto, si el pagador le proporciona efectivo al vendedor o al montador, puede no estar pagando en el acto sino firmando con él un contrato de mandato por el cuál el que recibe el dinero, lo hace expresamente para ingresarlo en la cuenta bancaria del comercio por cuenta de su ordenante y para una venta concreta. Le presta el servicio de transportar su dinero hasta una oficina bancaria, y realizar por él una gestión administrativa de ingreso, respondiendo de las consecuencias de no hacerlo.

El caso es que tendríamos que hacernos libretas de pequeños documentos donde se formaliza el mandato de ingresar ese dinero por cuenta del cliente, en lugar de libretas de recibos para los montadores. Si lo hacemos con el ordenador, más sencillo aún, sustituímos el recibo, por un mandato, y el cliente queda exonerado de responsabilidad, al tiempo que ha puesto a disposición del comerciante el dinero, y conserva un documento acreditativo de dicha entrega. En este documento aparecerán dos firmas, la del mandante y la del mandatario, no una como en el recibo.

Veamos  el contrato de mandato según lo detalla el Código Civil: (Subrayo y resumo para no aburrir)

EL MANDATO EN EL CÓDIGO CIVIL  

DEL MANDATO

CAPÍTULO PRIMERO.
DE LA NATURALEZA, FORMA Y ESPECIES DEL MANDATO

Artículo 1709.

Por el contrato de mandato se obliga una persona a prestar algún servicio o hacer alguna cosa, por cuenta o encargo de otra.

Artículo 1710.

El mandato puede ser expreso o tácito.

El expreso puede darse por instrumento público o privado y aun de palabra.

La aceptación puede ser también expresa o tácita, deducida esta última de los actos del mandatario.

Artículo 1711.

A falta de pacto en contrario, el mandato se supone gratuito.

Esto no obstante, si el mandatario tiene por ocupación el desempeño de servicios de la especie a que se refiera el mandato, se presume la obligación de retribuirlo.

Artículo 1712.

El mandato es general o especial.

El primero comprende todos los negocios del mandante.

El segundo uno o más negocios determinados.

1713, 1714…

CAPÍTULO II.
DE LAS OBLIGACIONES DEL MANDATARIO

Artículo 1718.

El mandatario queda obligado por la aceptación a cumplir el mandato, y responde de los daños y perjuicios que, de no ejecutarlo, se ocasionen al mandante.

Debe también acabar el negocio que ya estuviese comenzado al morir el mandante, si hubiere peligro en la tardanza.

Artículo 1719.

En la ejecución del mandato ha de arreglarse el mandatario a las instrucciones del mandante.

A falta de ellas, hará todo lo que, según la naturaleza del negocio, haría un buen padre de familia.

Artículo 1720.

Todo mandatario está obligado a dar cuenta de sus operaciones y a abonar al mandante cuanto haya recibido en virtud del mandato, aun cuando lo recibido no se debiera al segundo.

Artículo 1721.

El mandatario puede nombrar sustituto si el mandante no se lo ha prohibido; pero responde de la gestión del sustituto:

  1. Cuando no se le dio facultad para nombrarlo.
  2. Cuando se le dio esta facultad, pero sin designar la persona, y el nombrado era notoriamente incapaz o insolvente.

Lo hecho por el sustituto nombrado contra la prohibición del mandante será nulo.

1722, 1723 …

Como habéis podido leer en el propio Código Civil, el que coge el dinero en calidad de mandatario,  no tendría que ser necesariamente el que efectúa el ingreso a nombre del cliente, puede ser sustituido, el administrativo de la tienda, u otro empleado. Estaríamos prestando un servicio gratuíto y garantizado del transporte del dinero.

¿Qué pasa en el banco? El banco querrá que se identifique la persona que hace el ingreso, por más que le pidamos que anote por cuenta de qué titular se ingresa. Por ello, para que la persona que hace los ingresos no tenga ningún problema, deben conservarse todos esos mandatos, y no va a ser un problema, porque  la ley ya se ha encargado de imponer la obligación de conservar papelitos.

¿Qué quiere el cliente? Tener un documento que acredite el pago para que no se le pueda reclamar de nuevo, y cumplir con su obligación de hacer el pago por vía bancaria, para lo que ha utilizado a otra persona que responde de las consecuencias de no hacerlo como se le ha indicado.

Este es un consejo extraído de mi buena voluntad, del ingénio y de los conocimientos que tengo, así que os digo lo del anuncio de medicamentos;  ¡Esto es un asunto legal,consulte con su especialista!

Hecha esta adverténcia, os digo que si os encontráis en una de estas situaciones, es mejor tener un sistema claro y que no genere dudas al pagador, que no se os vea dudar o improvisar, y si no tenéis nada mejor, no dejéis de hacer algo como esto, que justifique la trazabilidad del dinero, Hacienda tendrá suficiente con saber que el comerciante hace pasar por el banco el importe, y se obliga a reflejarlo en la contabilidad. Y no es utilizar un contrato en fraude de ley, en la medida en que sí se efectúa el ingreso, y se cumple con la ley, satisfaciendo además el espíritu de la misma, contabilizar y facturar todas las transacciones.

Si alguien quiere que le redacte un contrato de este tipo, y es socio del Grupo Spazzio, que me lo pida, se lo haré encantado. En realidad es muy sencillo, sería más o menos así:

  “Yo X…. en nombre de la mercantil Y……, y  D/Dña. Z………. convenimos libremente que X…. , mandatario, recibe la cantidad de …..€ que le entrega Z……. , mandante, bajo el mandato expreso y único de hacer ingreso de esa misma cantidad en entidad Bancaria, a la cuenta y en favor de la Mercantil X……, para pago del contrato número ……. Cumpliendo escrupulosamente la obligación de pago de dicha cantidad a través de entidad bancaria …… “

En cualquier caso, espero haber ayudado, si no a solucionar el problema definitivamente, sí a concienciar a todos para que cada uno se prepare como le parezca para esta contingéncia.

Domingo Quintero.

Compártelo:

Escribe una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies. Pinche el enlace para mayor información sobre las cookies.

ACEPTAR
Síguenos

Recibe aviso de los nuevos posts en tu correo.

Únete: