DIFERENCIAS EN EL PRECIO DE LOS JUVENILES.

Nos hemos fijado en una comparativa hecha en una de nuestras tiendas, para comprobar la enorme orquilla de precios en la que se mueven los proveedores de mobiliario juvenil.

Se ha comparado el presupuesto de una composición básica con las piezas más populares según quien nos la ofrece, y hemos fijado un primer precio a partir del cual publicamos el diferencial en porcentaje, esperamos sea suficientemente visual porque no vamos a publicar precios de coste.

“Puedes hacer clic en la foto para aumentarla”

Para esta comparativa se ha comenzado a partir de productos de gran demanda, y no precisamente de lo más barato del mercado, puesto que nuestros negocios no están enfocados a productos de las gamas más bajas, como es evidente si contempláramos esos productos la orquilla aún sería mayor.

Los resultados son suficientemente claros para no entretenerse explicándolos. La orquilla es enorme, con precios que doblan a otros. Ahora las preguntas necesarias igual para tiendas que para proveedores son:

–         ¿Es lógica esa diferencia?

–         ¿Se puede defender en todos los casos? Si se puede hay que hacerlo cuanto antes, y los vendedores deben saber hacerlo si excepción.

–         ¿Tienen las mismas garantías esenciales estos productos?

–         ¿Reciben los mismos servicios quienes compran una u otra cosa?

–         ¿Se utilizan los mismos canales, los mismos métodos, la misma atención     para unos y otros o se diferencian en la comercialización?

–         ¿Es proporcional la diferencia de precio a la diferenciación de producto y/o servicio ofrecido?

–        ¿Le aplicamos el mismo margen a todos?

–         ¿Sucede esto únicamente en los Juveniles?

Algunos proveedores compiten en un mercado muy grande, otros lo hacen en uno muy pequeño. Suponemos que cada uno ha decidido su estrategia y no se posiciona fruto de la casualidad o de sus propias necesidades.

Así mismo debe ser en las tiendas, que también son negocios que deben ser gestionados de forma eficaz y eficiente, por lo que unos y otros sabrán seguro responder a todas estas cuestiones, y lo que es mejor, no dejar de hacerse preguntas ni un solo día de trabajo. Y ¿porqué? Porque el cliente actual no deja de hacérselas, y vivimos de ellos.

¿Estamos seguros de que todas las respuestas a estas diferencias las entiende un consumidor? Y en caso afirmativo, ¿qué aportaciones de valor añadido valora y cuales no? …

Agradecimientos a la tienda y la vendedora que se han molestado en valorar todas estas ofertas, ¡buen trabajo!

Domingo Quintero.

Compártelo:

Escribe una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies. Pinche el enlace para mayor información sobre las cookies.

ACEPTAR
Aviso de cookies
Síguenos

Recibe aviso de los nuevos posts en tu correo.

Únete: